Tras el fallecimiento de la reina Isabel II, la pregunta que surge es: ¿qué ocurre ahora? Bueno, desde la década de los 60, se había venido gestando un plan para saber los pasos exactos en caso de que ella muriera.

Ese trabajo dio pie a la famosa Operación Puente de Londres. Eso está conformado por documentos que dejan clarísimo el papel de cada cuál y su función.

Para empezar, se detalla asuntos sobre cómo se manejará el asunto, así como las actuaciones en los diez días posteriores a la muerte de la reina más longeva del país.

En esta nota, se lo explicamos basándonos en distintas publicaciones de medios de comunicación:

Día D

Se pronuncia la frase: ‘El puente de Londres ha caído’ para dar a entender que la reina falleció. El secretario privado de la monarca es el encargado de informar a la primera ministra, así como a la Oficina del Consejo Privado, que es el cuerpo de asesores de la reina.

Bajo ese contexto, la noticia de su deceso es comunicado, primero, a los distintos altos cargos británicos, antes de que esto sea conocido por el resto de la población.

Pasado eso, se transmitió la noticia de última hora a la Asociación de la Prensa y así, al resto de medios de comunicación del mundo. La Casa Real, por su parte, emitió un comunicado oficial en Twitter para informar a los ciudadanos.

Una vez que todo esto ocurra, las banderas de Whitehall, en Westminster, bajan a media asta. Este día también se debe anunciar el funeral de la reina, el cual sucederá diez días después de su muerte.

Otra de las situaciones que se dan en este día, según el protocolo, es que la primera ministra será la primera en dar una declaración al respecto. Mientras que el Ministerio de la Defensa se encargará de organizar saludos con armas en todas las estaciones.

Se anuncia un minuto de silencio a nivel nacional.

D+1

Acá, se proclama al rey Carlos de Gales como nuevo soberano en el Palacio de Saint James. Esto se realiza ante las figuras más relevantes del gobierno. Asimismo, se reunirá para acordar un mensaje de condolencia.

Como parte de sus primeras actuaciones como rey, el primer ministro y el resto del Gabinete se reunirán con él. Eso sí, no pueden asistir con sus cónyugues.

D+2

El ataúd de la reina volverá al Palacio de Buckingham. Como ella falleció en Balmoral, en Escocia, se trasladaría a Londres en un tren real. Si no se pudiera, se llevaría en un avión.

D+3

Carlos de Gales recibirá mociones de condolencia, así como que hará un recorrido por Reino Unido. Atenderá un servicio en la catedral de Saint Giles, en Edimburgo.

D+4

Se ejecuta un ensayo de la ‘operación León’, que consiste en la procesión del ataúd de la reina desde el Palacio de Buckingham hasta el Palacio de Westminster.

D+5

Se pone en marcha la ‘operación León’. Cuando llegue, habrá un servicio memorial en la Gran Sala del Palacio de Westminster. 

D+6

El cuerpo de la reina permanecerá en ese Palacio durante tres días. Pasado ese tiempo, su ataúd se llevará al centro del Westminster Hall, donde estará abierto al público durante 23 horas.

Los invitados pueden conseguir entradas para tener una franja horario para visitar el féretro.

D+7

El nuevo rey debe viajar a Gales para recibir las condolencias del Parlamento galés.

D +8 y D+9

Todas las personas pueden acudir a despedirse de la reina Isabel II. También pondrán a disposición un libro virtual para que quienes quieran, expresen sus condolencias.

D+10

Este será Día Nacional de Luto. El funeral de Estado se realiza en la Abadía de Westminster. Al mediodía se realiza, a nivel país, dos minutos de silencio.

El ataúd de la reina descansará finalmente en el Castillo de Windsor, junto al de su papá, el rey Jorge VI, en la VI Capilla Memorial.  Su retrato colgará con un lazo negro en todos los ayuntamientos durante un mes antes de ser sustituido por otro del nuevo rey.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA