La profunda división que hay entre los veintidós magistrados dificultó nombrar al futuro presidente de la Corte Suprema de Justicia. Eso quedó claro en la sesión de Corte Plena de este lunes, en donde se hicieron otras nuevas cinco rondas de votación sin tener resultado positivo.

El primer intento de elección ocurrió el pasado 29 de agosto, cuando, tras otras cinco rondas de votación, los altos jueces solo dejaron claro que había dos favoritos: la presidenta en ejercicio, Patricia Solano, y el magistrado de la Sala Constitucional, Luis Fernando Salazar. Sin embargo, ninguno alcanzó la mayoría simple necesaria (12 votos) para quedarse con el cargo.

Los otros tres postulantes (Roxana Chacón, magistrada de Sala Segunda; Luis Guillermo Rivas, presidente de Sala Primera; y Orlando Aguirre, presidente de Sala Segunda) recibieron mínimo apoyo.

En el segundo día de votaciones, la situación no varió demasiado. Solano y Alvarado continuaron a la cabeza; no obstante, Chacón logró superar en un voto lo conseguido el lunes anterior.

Entonces, debido a que ninguno de los cinco postulantes consiguió el apoyo mínimo requerido para ocupar la silla de presidente, la Corte programó el tercer día de votaciones para el próximo lunes (12 de setiembre).

Eso sí, cabe resaltar que, este lunes, la magistrada Julia Varela intentó poner en discusión el voto público de esta elección. Ella propuso alterar el orden de la agenda, lo cual debía ser aprobado por 15 altos jueces. Sin embargo, solo siete magistrados votaron a favor de analizar la posibilidad de abrir las votaciones.

Negociación

¿Qué se puede esperar de esta semana que podría ser clave para las votaciones del próximo lunes? Hasta en estas respuestas, los magistrados mostraron una fuerte división en sus criterios.

Luis Fernando Salazar, quien ha llevado la delantera en la mayoría de las diez rondas de votación hechas hasta ahora, aseguró que los candidatos que han recibido un apoyo minoritario deberían apartarse. Ceder su espacio y, por ende, votos obtenidos para que esto se pueda resolver.

“(La semana pasada) me acerqué a todos, conversé con los cuatro (magistrados) restantes. Pero, bueno, cada uno está en su derecho de continuar, creyendo que los votos que tienen puede ser suficientes. No para llegar (a la presidencia), pero sí para negociar.

“(Conversé sobre) cuáles son las visiones del Poder Judicial, sobre dónde nos encontramos más cerca y cómo se siente cada uno. Pero, cuando todos creemos que podemos obtener la presidencia, cuestan más las conversaciones. Aún así no descarto que se pueden hacer acuerdos”, apuntó Salazar.

Pese a que considera que pueden darse negociaciones, aseguró que no será tarea sencilla, ya que calificó que la Corte está “un poco fraccionada como para ir en un mismo sentido”.

Por su parte, la presidenta en ejercicio, Patricia Solano, tiene claro que esta semana es vital para negociar y obtener más apoyo en las próximas votaciones. Ella no entró en polémicas sobre si los candidatos con menor apoyo debían o no retirarse de la contienda.

Pero sí recalcó que es vital que sus compañeros magistrados valoren la carrera judicial de cada postulante, ya que hay casos en donde esa trayectoria data de apenas unos cuantos años atrás. “Debemos sentarnos a ver cuáles son las opciones reales que se tienen de uno u otro. Eso sí, hay que valorar trayectorias y las propuestas que se han realizado (…) Son temas relevantes”, enfatizó.

Además, consideró que, si bien la vicepresidencia y presidencia a. i. que ha ejercido le puede generar un desgaste, eso no era motivo suficiente para estropear sus aspiraciones.

Siguen en la lucha

Roxana Chacón, por su parte, aseguró que, pese a tener un máximo de cuatro votos, ella no retirará su candidatura. Por el contrario, señaló que quienes deben apartarse son los dos postulantes que se reparten, actualmente, la mayoría de votos. Es decir: Salazar Alvarado y Solano Castro.

LEA MÁS: ‘Tocaron techo y no van para ningún lado’, pronostica Roxana Chacón sobre favoritos para presidencia de Corte

Aseguró que ellos son quienes “están pegando la votación (…) porque realmente llegaron a un techo y no hay posibilidad de subir”.

Pero, más allá de si ellos retiran su nombre de la candidatura, Chacón, quien es la postulante con menor carrera dentro del Poder Judicial, dijo que intentará conseguir votos.

“El proyecto es un punto a convencer, pero hay que recalcar los valores que cada uno de nosotros mantiene, las prioridades del Poder Judicial y no tanto (pelear) por una silla”, mencionó.

Orlando Aguirre, otro candidato, coincidió con que hay que reunirse, buscar acuerdos. Pero dejó claro que retirarse no era, al menos a este lunes, una opción. “Tendría que valorar qué es lo mejor para el Poder Judicial”, concluy´ó.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA