Más de cien organizaciones sin fines de lucro tendrán que ver cómo se las arreglan para conseguir fondos para atender a 13.500 menores en condición de vulnerabilidad. Luego de tres meses de sortear el problema, finalmente, el Patronato Nacional de la Infancia (Pani) se quedó sin recursos.

El presupuesto nacional aprobado para el 2022 contempló fondos únicamente para los primeros seis meses del año, provocando faltante de desde junio. Los gastos de agosto no se podrán pagar.

Estas organizaciones brindan cuido a menores en convenio con el PANI, de ahí la obligación del Patronato de desembolsar estas partidas.

Gloriana López, presidenta ejecutiva del PANI, informó a las Organizaciones la semana anterior que en agosto no realizarían el depósito de dinero a las casi 100 organizaciones que le brindan apoyo al ente gubernamental para cuidar, albergar y proteger a cientos de menores de edad. 

Ante esa realidad, las organizaciones deben esperar la aprobación del presupuesto extraordinario en la Asamblea Legislativa para volver a recibí ayuda del Estado.

“Para el Gobierno esos recursos son prioridad y así lo ha comunicado la ministra Lopez Fuscaldo a las ONGs desde el inicio de la administración. Acordaron continuar con el trabajo de acercamiento con los Diputados para la aprobación de los recursos lo antes posible”, informó la oficina de prensa. 

Organizaciones ayuda al PANI a cumplir su obligación de cuido y protección de menores de edad. Foto: Aldeas SOS.

Ante la consulta de qué sucederá ante la ausencia de recursos para el mes de agosto, la encargada de prensa se limitó a confirmar que las Organizaciones dependen de la aprobación del presupuesto extraordinario.

Ahora será cada organización la que deberá resolver con fondos propios el pago de salarios, compra de alimentos y cancelación de servicios. Lo cierto es que algunos de ellos alertaron de la posibilidad de caer en cierres técnicos ante la falta de dinero.

Advertencia

El presupuesto extraordinario que debe aprobar la Asamblea Legislativa es de 13.054.384 millones de colones y garantiza la atención de 12.916 menores de edad bajo la responsabilidad del Patronato, que permanecen bajo la protección de las ONG.

La solicitud para la aprobación del presupuesto extraordinario no es nueva. Desde finales del año anterior varias organizaciones levantaron la voz para hacer ver el problema que se avecinaba; incluso, entrado el nuevo Gobierno alertaron a las autoridades del error en la aprobación del presupuesto 2022. 

Sin embargo, el Gobierno envió a la Asamblea Legislativa la propuesta de presupuesto extraordinario hasta el pasado 17 de agosto, tras dos meses de haberse quedado sin recursos ordinarios y luego de que un grupo de organizaciones se manifestó frente a Casa Presidencial. 

Será hasta el próximo 9 de septiembre que la comisión de hacendarios de la Asamblea Legislativa pueda ver el proyecto para su posible aprobación en Plenario.

En apuros

Para algunas organizaciones los días están contados. Muchas de ellas aseguran que de no recibir ayuda cuanto antes se verán forzados a cerrar el 30 de septiembre.

“Hay muchas organizaciones que están en apuros. Muchas están haciendo milagros, buscando préstamos y donaciones para poder conseguir algo de dinero y estirar ese dinero hasta el el 15 de septiembre o ver hasta dónde les puede alcanzar”, confirmó Guisella Fallas, representante de la Unión de Instituciones Privadas de Atención a la Niñez (Uniprin).

Un caso es el centro de cuido de Hatillo Siete que desde la semana anterior se encuentra en negociaciones con proveedores y colaboradores para poder mantener el servicio a los menores de la comunidad.  

Una situación similar sufre la Fundación Ana Frank, que es parte de la Red Nacional de Cuido y Desarrollo Infantil (Redcudi).

Gina Padilla, coordinadora del Centro, explicó que atienden unos 100 menores de la zona en condición de pobreza y pobreza extrema.

“En estos momentos nuestros centro está funcionando porque logramos hablar con los proveedores y que nos dieran tiempo de pagar las facturas. Realmente no tenemos para poder cancelar. Esperamos que esté aprobado para el 15 de setiembre”, comentó Padilla.

“Está en juego el bienestar de niños y niñas que solo nos tienen a nosotros para sufragar sus necesidades esenciales”, añadió.

Otra de las organizaciones que está en apuros es  Aldeas Infantiles SOS, quienes aseguran que el faltante de dinero impactará de forma directa en su capacidad de responder a las necesidades de atención en la manutención de los 361 niños, niñas y adolescentes que están bajo su cuidado.

Shirley Solano, Directora Nacional de la organización, asegura que no dejarán sin protección los  menores de edad y que se activarán, de forma inmediata, diferentes protocolos de emergencia que permitan seguir la labor en tanto el PANI logra acceder a estos fondos. 

Organizaciones piden ayuda con donaciones extra. Foto: Aldeas SOS.

Donaciones 

Aldeas explicó que las donaciones de personas y empresas que ya reciben están comprometidos para cubrir necesidades no contempladas por el PANI. En tanto, los fondos que ingresan por parte del PANI cubren el mayor porcentaje de las necesidades básicas de los programas.

Ante esta realidad, Aldeas Infantiles SOS hizo un llamado para obtener  el apoyo extra para dar continuidad al servicio. 

“Desde la ONG se hace una invitación al país para que pueda sumarse por medio de contribuciones económicas y que juntos sigan brindando protección a quienes tanto lo necesitan”.

Quienes deseen apoyar pueden realizar su donación a través del SINPE móvil 8701 5955 o por depósitos bancarios.

  • Banco de Costa Rica:
  • IBAN: CR32015201001021519281
  • Banco Nacional:
  • IBAN: CR53015108010010039417
  • Bac San José:
  • IBAN: CR59010200009009088151

Roblealto es otra de las ONG que dependen de las donaciones para seguir a flote, mientras llegan los recursos del nuevo presupuesto. 

  • Sinpe móvil: 7006-2578
  • Banco Nacional:
  • IBAN: CR83015109510010003203

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA