Roxana Chacón Artavia llegó apenas en el 2018 al Poder Judicial, tras ser nombrada como magistrada de la Sala Segunda. Cuatro años después -y cuando aún le faltan otros cuatro para terminar su periodo como alta jueza- decidió postularse al máximo cargo de la Corte Suprema de Justicia: la Presidencia.

Aseguró que, entre sus propuestas, destaca la necesidad de reestructurar al Poder Judicial. No solo por un asunto de mayor aprovechamiento de los recursos económicos y humanos, sino también para intentar paliar la ya conocida mora judicial.

Ella es una de los cinco postulantes a ese máximo puesto de la Corte. Los restantes son: Luis Fernando Salazar Alvarado, magistrado de Sala Constitucional; Orlando Aguirre Gómez, magistrado presidente de Sala Segunda; Luis Guillermo Rivas Loáciga, presidente de Sala Primera; y Patricia Solano Castro, presidenta de Sala Tercera y presidenta a. i. de la Corte.

Para conocer un poco más de sus ideas, este medio conversó con los cinco candidatos. A continuación, usted podrá leer con detenimiento la entrevista que se le realizó a Chacón.

¿Por qué decide postularse a la presidencia de la Corte?

Decido emprender esta candidatura para realizar varios cambios importantes en el Poder Judicial. Me parece que ha llegado la hora de hacer grandes transformaciones, que obviamente todas serían consultadas con las diferentes instancias internas del Poder Judicial. Pero me parece que necesitamos trabajar fuertemente en una serie de reformas de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Se necesitan reformas también en varios procedimientos que ya existen: revisar varios Códigos Procesales que están en vigencia para ver si hay algunos nudos críticos que no nos están permitiendo dar una respuesta efectiva a los usuarios del Poder Judicial.

¿Qué se le dice al usuario por el tema de mora judicial?

Una enorme preocupación con los usuarios de los servicios. Tenemos que mejorar la mora judicial, para nosotros es fundamental y vamos a estar, al menos dentro de mi plan de gobierno, tengo una expectativa de poder mejorar ampliamente la mora judicial.

Me parece que ya hemos estado estudiando a fondo las causas que ocasionan el atraso de diferentes expedientes en diferentes jurisdicciones. Hay que revisar efectivamente cuáles han sido esas reformas procesales que están en vigencia actualmente. Tenemos acreditado que muchos procedimientos o artículos de los Códigos Procesales tienen que ser reformados para dar mayor agilidad.

Por lo menos en materia laboral, tenemos acreditado que hay que dar mayor competencia a los tribunales que en estos momentos no la tienen y que solamente los juzgados de primera instancia son los que están resolviendo y que luego pasan a la Sala de Casación. Y así en varias de la materias que hemos estado estudiando. Por ejemplo en la reforma procesal civil y con la nueva vigencia del Código Procesal de Familia estamos pidiendo que haya una vacancia por dos años más para estar preparados para hacer frente a nuevo proceso.

Creemos que, de esa forma, nosotros necesitamos medir las causas de la mora, pero debemos dar una respuesta efectiva a los usuarios. Pienso que esa respuesta tiene que llegar y debe ser muy efectiva en diferentes acciones puntuales para atender asuntos y dar esa justicia pronta y cumplida que pide cada usuario.

En cuanto al presupuesto, ¿cuál sería su papel como presidenta?

Todas las instituciones tienen un presupuesto establecido y ahora tenemos una disposición que es la regla fiscal que opera para todas las dependencias del Estado. Nosotros tenemos que revisar el presupuesto.

Efectivamente tenemos que hacer un análisis de todos los programas a nivel institucional para saber cuáles están siendo efectivos, cuáles un poco menos, cuáles del todo no operan. Porque con mismo presupuesto que tenemos y con mismos recursos humanos tenemos que enfrentar todas las tareas que han sido delegadas en aprobación de algunas leyes que no han traído contenido presupuestario, pero que tenemos que implementar porque es la obligación.

Yo creo que el presupuesto definitivamente es una limitación para todas las dependencias, pero también conocemos y estoy clara de que hay una situación fiscal y económica en todo el país. Por lo tanto nosotros tenemos que hacer con lo que tenemos ya acreditado lo mismo y tenemos que ser más eficientes.

Eso implica una revisión total de los recursos, de los programas y con lo mismo que tenemos, tenemos que hacer muchas más cosas. Me parece que en términos de presupuesto, tendremos que entrar en una revisión total de todos los programas y ser más eficientes con los recursos humanos que también tenemos para tratar de sacar esa mora judicial y dar mayor respuesta a usuarios.

¿Cuál sería su trabajo con el funcionario judicial?

Yo tengo que reconocer que los funcionarios judiciales son funcionarios muy comprometidos, muy apegados a los principios que rigen en esta institución y que hay muchas personas, a nivel nacional, que son muy comprometidas y que están desplegando una labor muy importante. Con relación a labor con servidores será una labor de apoyo, de solidaridad, de puertas abiertas. Creo en eso, creo que tenemos que dialogar mucho y entender los diferentes problemas por los cuales pasan.

Pero tendré una actitud completamente abierta para con los funcionarios porque es el recurso humano de este Poder Judicial y es el más efectivo y es la fuerza que tenemos como potencial para poder sacar todas las funciones que el Poder Judicial tiene que realizar.

¿Cuál sería su rol con respecto a independencia judicial?

Somos respetuosos de las disposiciones contenidas en la Constitución Política, que le ha asignado funciones a cada uno de los Poderes de la República. Respetuosas con la independencia judicial pues la vamos a defender. Respetuosas con el resto de los Poderes, porque creo que tiene que ser un diálogo muy fuerte.

¿Cuál sería su labor para mejorar imagen del Poder Judicial?

Pienso que con relación a eso depende mucho de la respuesta que demos a los diferentes usuarios. Si podemos dar respuesta a los diferentes expedientes y cumplir esa misión que tenemos de justicia pronta y cumplida, esa imagen y percepción mejorará.

También creo que tenemos que tener un diálogo abierto con los usuarios. Yo en eso creo, de poderlos escuchar más, de poder ver las necesidades y problemas que se les están presentando para también tomar decisiones que puedan mejorar los servicios y la percepción.

Yo sé que con el trabajo de todos los funcionarios podremos salir adelante y levantar esa percepción que últimamente se ha venido abajo por diferentes situaciones. Esa será una de mis mayores preocupaciones y con la cual estoy ampliamente comprometida con los usuarios.

¿Cuál sería su papel sobre descongestionar de labores administrativas a la Corte?

El problema de la agenda de la Corte Plena ha sido un problema que hemos venido arrastrando desde hace varios años. pienso que hay que hacer grandes cambios y transformaciones. Creo que hay varios asuntos de la agenda de Corte, que tienen que ser sacados del conocimiento de esa cámara. Para eso requerimos una serie de reformas a la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Hay que reformar lo que tiene que ver con el procedimiento administrativo disciplinario. Y eso hay que delegarlo a otra instancia, hay que reestructurarla. También la Corte debe delegar en departamentos técnicos como la Dirección de Gestión Humana el nombramiento de jueces y juezas.

Eso implica una serie de reformas en reestructurar esa agenda para nosotros abocarnos a lo que es el gobierno judicial, que es ejercer sobre temas importantes y que la Corte tiene poco tiempo porque se consume en una serie de asuntos que son menores.

También creo que tiene que haber una reforma a las funciones de presidente de la Corte para que pueda asumir parte de esa agenda en asuntos que son menores, como permisos o autorizaciones y que eso no tenga que llegar a agenda de Corte Plena, sino pasarlo a competencia de presidencia para que pueda diligenciarlo.

Sí opera un cambio importante; apunto a eso: a transformar por completo la agenda de la Corte Plena y que podamos ser más fluidos en los asuntos que mayormente interesa como lo es el gobierno judicial.

Otro de los asuntos que tenemos es lo de las comisiones, donde las que participan diferentes magistradas y magistrados. Eso consume muchísimo el tiempo de cada uno de nosotros y creemos que debemos disminuirlas en gran cantidad. Son muchas las que existen actualmente, entonces hay que conocer un proyecto en la Corte Plena para reducirlas considerablemente.

Tenemos que trabajar en una reestructuración del Poder Judicial en el buen sentido de la palabra, lo cual implica llevar una agenda legislativa a nivel de los temas judiciales y consensuar con la Asamblea Legislativa las transformaciones que necesitamos para hacer más ágil al Poder Judicial y devolver la credibilidad a los usuarios.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA