Orlando Aguirre tiene cerca de 33 años de ocupar un cargo como magistrado de la Sala Segunda. Su amplia experiencia y el deseo por resolver lo que él llama problemas “bastante graves” dentro del Poder Judicial, lo impulsaron a postularse para ocupar el cargo de presidente de la Corte Suprema de Justicia.

Ese puesto quedó vacío el 31 de julio pasado, cuando se terminó la gestión del magistrado Fernando Cruz. Por ello, tras cerrar la convocatoria, los altos jueces que propusieron su nombre fueron: Luis Fernando Salazar Alvarado, magistrado de Sala Constitucional; Patricia Solano Castro, presidenta de Sala Tercera y presidenta a. i. de la Corte; Orlando Aguirre Gómez, magistrado presidente de Sala Segunda; Luis Guillermo Rivas Loáciga, presidente de Sala Primera; y Roxana Chacón, magistrada de Sala Segunda.

En entrevista con Canal 13, Aguirre señaló la falta de recursos como una de las problemáticas del Poder Judicial. Añadió que es preocupante que se comprometa la independencia del sistema y aclaró que la lucha se debe dirigir a concientizar a las autoridades políticas de que hay problemas en el Poder Judicial de gran importancia para su funcionamiento.

Además, afirmó que la imagen del Poder debe de mejorar con acciones y no con mensajes vacíos. 

A continuación la entrevista completa:

¿Por qué se postula a la presidencia de la Corte?

Aparte del interés personal que siempre subyace para un puesto de esta naturaleza, con mayor razón para una persona como yo, que tengo una amplísima trayectoria en el Poder Judicial. 

Está el interés de participar en la solución de problemas bastante graves o muy severos que padece la institución en este momento. 

Debido a que tengo una visión histórica del Poder Judicial y tengo mucho conocimiento de este poder, creo que podría aportar mucho en problemas que están aquejando a la institución. 

Uno de los temas que ha generado muchas críticas es la mora judicial, ¿qué le dice a ese usuario que ha esperado por meses o un tiempo prolongado por justicia, que no es tan pronta ni cumplida?

La mora judicial ha sido un problema, por decirlo de esta manera, eterno. Siempre hemos estado lidiando con ese problema, no es que nos hayamos descuidado de la mora judicial. 

Hemos apostado a la solución de la mora a través de reformas procesales en materia penal,civil y laboral, y no siempre nos han dado los resultados que nosotros quisiéramos. 

Algunas de ellas han contribuido, por ejemplo la laboral, a acelerar los procesos y a ofrecer mecanismos de solución más rápidos y un mejor acceso a la justicia laboral, pero los resultados no son siempre satisfactorios y sigue existiendo la mora judicial. 

Yo creo que ha faltado abordar este tema a través de la técnica. 

Lo hemos hecho a través de estas reformas, pero hay un problema, y es que nosotros no tenemos un control del funcionamiento de todos los tribunales. Nombramos a las personas como jueces en equis jurisdicción, les hemos dado las herramientas para poder prestar sus servicios, pero no tenemos un control de sus tribunales. 

Se ha cuestionado el presupuesto del Poder Judicial y la eficiencia de ese presupuesto. ¿Cuál sería su posición?

El presupuesto que tiene el Poder Judicial es un presupuesto que en los últimos periodos ha venido permanente, no es que hemos venido creciendo porque las condiciones del país y las políticas económicas nos fijan límites que no podemos superar. 

Yo tengo entendido que nosotros tenemos porcentajes de ejecución presupuestaria adecuadas. El problema de la limitación es muy negativo para nosotros, porque no contamos con recursos para afrontar necesidades nuevas y es algo negativo. 

Me parece que la lucha que hay que dar es de concientizar a las autoridades políticas de que hay problemas en el Poder Judicial de gran importancia para el funcionamiento. 

Desde luego, si el Poder Judicial es una base importante del sistema democrático y la paz social, hay que concientizar de que deben flexibilizarse las reglas presupuestarias para solventar estos problemas. 

La misma mora judicial tiene que ver con que no tenemos jueces para acelerar señalamientos para juicios, pero no podemos ir a pedir más jueces. Esos son temas que habría que trabajarlos con representantes del gobierno en materia presupuestaria. 

¿Cuál sería su rol en cuanto a la independencia de poderes e independencia judicial?

La podemos ver desde el punto de vista externo en normativas y limitaciones presupuestarias, que pueden afectar la independencia judicial. 

El hecho de que desde afuera se nos fijen o se nos limite desde el punto de vista salarial, todo eso genera un efecto negativo. 

Nosotros no podemos establecer políticas de reclutamiento de personal idóneo en la forma en que quisiéramos, porque la fijación de salarios y la limitación de salarios contribuye a que nosotros no podamos poner en práctica esas políticas.

Eso lo estamos sufriendo porque tenemos una fuga importante de talento, pero algo que me parece muy grave es que lo estamos teniendo a nivel técnico. Hemos perdido una cantidad importante. 

¿Cuál sería su papel como presidente de la Corte con los trabajadores judiciales?

Los trabajadores son el recurso más importante en cualquier empresa e institución. Nosotros realizamos nuestra función con recursos humanos. 

Yo creo que como presidente debiéramos estar siempre alertas y trabajar en procura de mejorar las condiciones de los trabajadores en cualquier nivel, el tema de la condición y dignidad resulta de vital importancia. 

La institución debería de trabajar directamente con las organizaciones gremiales, en la búsqueda de mejoras de estas condiciones laborales.  Tengo entendido que las organizaciones gremiales se justifican en la lucha y para mejorar las condiciones de trabajadores de cualquier institución. 

Yo he tenido siempre una vocación de mejora, una vocación de crear las condiciones necesarias para que los trabajadores presten los servicios de forma digna.  

Hay temas que han venido contribuyendo a una desmejora de la dignidad como el tema de los salarios que ha venido a hacer mella en todo el sector público, y esa desmejora de condiciones repercute en la posibilidad de que podamos reclutar al trabajador que consideramos más idóneo. 

¿Cómo mejoraría la imagen del Poder Judicial?

En esto de la imagen solo existe una posibilidad y una forma de mejorarla, y es mejorando lo que nosotros hacemos. 

No se trata de poner en práctica programas de divulgación o haciendo propaganda sin contenidos. Nosotros sí debemos de cacarear las cosas buenas que hacemos, pero que de verdad existan.  

Debemos de abordar el tema de la mora a través de la técnica, y si eso nos va a provocar una mejora en esa área, nosotros estaríamos saliendo a la opinión pública con un mensaje con contenido. 

Igualmente, aunque usted no me lo ha preguntado, si nosotros logramos mejorar el funcionamiento interno de la Corte Plena, porque está atiborrado de cosas y aceleramos una serie de acciones que no hemos emprendido, porque estamos entrabados y llenos de cosas; eso provocaría un mensaje a lo interno para todo el conglomerado judicial. 

Yo no soy de los que pienso que simples programas de propaganda sean idóneos para mejorar la imagen. La imagen se mejora con actos.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA