Las eventuales amenazas que podría hacer Nicaragua a Costa Rica no llegarían a la invasión del territorio nacional. Así lo indicaron analistas consultados por este medio luego de que el excanciller de la República, Enrique Castillo, asegurara que el país vecino podría planear invadir Costa Rica.

Según publicó La Teja el viernes pasado, Castillo dijo: “El primer elemento que me hace pensar en una posible invasión es que reiteradamente el dictador Daniel Ortega (presidente de Nicaragua) ha dicho que Costa Rica tiene tierras que le pertenecen y que quiere recuperarlas. El segundo es el proceso de armamentismo que ha seguido Nicaragua en los últimos años. Ya está equipada con tanques, con lanchas lanzamisiles y con aviones de combate”.

Ante eso, Carlos Cascante Segura, analista político de la Universidad Nacional (UNA), dijo creer que Ortega no está interesado en gestar un ataque. “No creo que en este momento Nicaragua esté interesada en llevar un conflicto gigantesco hacia Costa Rica. Eso más bien podría costarle en el plano interno”, afirmó Cascante, quien dijo no creer que la invasión a Calero se repita.

Gerardo Castaing, experto en seguridad, coincidió con Cascante. Él considera que no existen tales planes de invasión. Pero, aseguró, algunas declaraciones de Ortega podrían generar ese “clima de inestabilidad”.

“Lo que ocurre ahora es que el presidente (Ortega) está tratando de justificar acciones, al manifestar que quiere recuperar terrenos que tiene Costa Rica. Eso genera un clima de inestabilidad, pero que es manejable. Hay algunas declaraciones que podrían dar ese sentido de que pareciera inminente la invasión militar. Pero yo, personalmente, no creo que se vaya a dar”, apuntó.

¿Por qué no?

Cascante justificó lo dicho al indicar que el Gobierno de Nicaragua está enfocado en calmar las circunstancias internas. Es decir está dedicado a evitar manifestaciones de sus ciudadanos, como la que ocurrió en el 2018.

“Creo que el primer fin que está persiguiendo ahora el régimen es cómo sostenerse. Para ello está realizando todos los mecanismos de control interno que tiene a disposición. Está en un momento paranoico donde cualquier voz que pueda generar organización es repelida”, subrayó Cascante.

Aún así, admitió el analista, Costa Rica debe tener una posición vigilante hacia Nicaragua. Agregó que es importante estar al día con todo lo que ocurre a lo interno de esa nación vecina.

Castaing agregó que es vital continuar con la labor de inteligencia que hace tanto Estados Unidos, como la Dirección de Inteligencia y Seguridad de Costa Rica. Esto permitiría ver si el panorama cambia y si la tranquilidad de nuestro país está en peligro por una invasión nicaragüense.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA