Porciones pequeñas, cambios imprevistos de menús, venta de golosinas y bebidas no autorizadas, fueron parte de algunos de los hallazgos de las visitas sorpresa que autoridades del Ministerio de Educación Pública (MEP) encabezados por la ministra Anna Katharina Müller emprendieron en 11 centros educativos de San José, seleccionados al azar.

Además de los problemas antes citados, también se encontraron con el incumplimiento del menú balanceado y sodas sin permiso de funcionamiento.

El objetivo de las visitas era verificar el cumplimiento de las disposiciones del Programa de Alimentación y Nutrición del Escolar y Adolescente (PANEA), que entró en vigor en 2018. Del servicio de comedor estudiantil se benefician alrededor de 855.000 estudiantes.

 “La alimentación de los niños, niñas y adolescentes es fundamental para garantizar la salud de los estudiantes y lograr buenas prácticas de alimentación. Hay muchos niños que solo comen en la escuela. Los comedores estudiantiles son un factor de gran relevancia para la protección de los que más lo necesitan”, dijo la Ministra de Educación, Anna Katharina Müller.

Las autoridades encontraron buenas prácticas en la mayoría de los centros educativos, en especial en cuanto a orden y limpieza. En los casos en que se detectó alguna falta, se giraron instrucciones de mejora. También se coordinó con el Consejo Nacional de la Producción (CNP) para verificar información sobre proveedores de alimentos.

En la visita, que se extendió por Pavas, Guadalupe, San José, Mata Redonda, Hatillo y Curridabat, participaron los viceministros Sofía Ramírez (Administrativa), Leonardo Sánchez (Planificación Institucional) y Melvin Chaves (Académico), así como directores institucionales.

La ministra anunció que este tipo de visitas se extenderá por todo el país sin previo aviso para identificar oportunidades de mejora.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA