Al final de dos días de mucha polémica, en la que Dinorah Barquero, legisladora del Partido Liberación Nacional, logró retrasar la votación, este jueves en primer debate se aprobó el proyecto que obligará a la Asamblea Legislativa a hacer públicas todas sus votaciones.

Con la negativa de cinco diputados del PLN y tres del PUSC, la propuesta logró 43 votos a favor y ahora deberá ratificarse en segundo debate.

Además de Barquero, los liberacionistas Carolina Delgado, Geison Valverde, Katherine Moreira y Danny Vargas, votaron en contra; también lo hicieron los socialcristianos Alejandro Pacheco, Vanessa Castro y Carlos Robles.

Este proyecto se debió votar el miércoles, pero Dinorah Barquero atrasó el proceso, ya que habló hasta el final de la sesión. Esta situación estuvo llena de polémica, no solo por la acción de la legisladora verdiblanca, sino además porque su compañero de fracción y presidente de la Asamblea Legislativa, Rodrigo Arias, le permitió el uso de la palabra, algo que no contempla el reglamento ya que ella no es firmante del proyecto.

Hoy la discusión se tomó casi dos horas. Barquero volvió a tomar la palabra para explicar por qué está en contra del proyecto. Lo mismo hizo Vanessa Castro. Otros doce legisladores hablaron a favor de la iniciativa y aseguraron que no deben tener miedo de que los costarricenses se den cuenta de a quien le dan su voto en los procesos de nombramientos.

Si el proyecto se aprueba pronto en segundo debate y es firmado con prontitud por el presidente de la República, los nombramientos de magistrados que se darán en los próximos meses, se harán con voto público.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA