Como parte de la celebración de los 25 años de Intel en Costa Rica, inauguró oficialmente la Planta de Ensamble y Prueba en sus instalaciones en San Antonio de Belén. 

Las operaciones de manufactura comenzaron con el proceso completo de ensamble y prueba en septiembre del 2021, pero debido a la pandemia del COVID-19, no se había inaugurado de manera oficial.  

En el país hoy prueban y envían una cantidad significativa de unidades para los servidores que ofrece Intel al mercado mundial, aumentando la relevancia de las operaciones locales dentro de la estrategia de Intel en donde Costa Rica es clave en el diseño, validación y manufactura de semiconductores.

Una vez que se completa el proceso de fabricación de obleas de silicio en las fábricas de Intel, son cortadas y enviadas a una fábrica de ensamble y prueba. Cada chip se ensambla en un paquete que lo protege y le permite conectarse a otros componentes. Finalmente, se prueba su funcionalidad.  

Pat Gelsinger, CEO de Intel, comentó: “Costa Rica es un lugar apropiado para esta importante expansión de nuestras operaciones de ensamblaje y prueba. El trabajo que hacemos aquí es fundamental para reequilibrar la cadena de suministro global de semiconductores y suministrar a la industria los chips que tanto necesita”.

El presidente de la República, Rodrigo Chaves, manifestó: “Para nuestro país poder contar con Intel estos últimos 25 años ha sido una bendición, porque los empleos que ha generado esta compañía se han traducido en beneficios para todo el país. Este compromiso de 25 años entre Costa Rica e Intel se ve fortalecido con la inauguración de esta planta de Ensamble y Prueba. Así también nos dice que en el país hay talento humano sobresaliente para potenciar las tecnologías de compañías de este tipo”.

Este crecimiento ha sido posible gracias a diversos factores como la infraestructura existente, la sinergia con las operaciones que ya estaban en el sitio, el talento humano, el régimen de zona franca y la certeza jurídica, que le dieron a Intel una opción favorable para ampliar su capacidad en Costa Rica.  

 “Creamos tecnología que mejora y enriquece la vida de todas las personas en el planeta y la pasión, compromiso e innovación del talento costarricense ha sido pieza clave para este crecimiento, que nos permite seguir aumentando nuestro valor a la corporación a través de nuestros tres centros de excelencia” agregó Ileana Rojas, gerente general de Intel Costa Rica. 

Además de sus operaciones, Intel continúa invirtiendo en el país, en los últimos dos años se han alcanzado alrededor de 10.000 estudiantes con los programas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática.

Para este 2022, se continuará con una donación de más de $100.000 para avanzar la educación en este campo. Además se realizó la donación de 16 brazos robóticos y la capacitación necesaria para los profesores que tendrán a cargo el equipo en colegios técnicos profesionales del país, para que los estudiantes puedan aprender de robótica y programación. 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA