La NFL finalizó las investigaciones que iniciaron con la denuncia puesta por el ex entrenador de los Miami Dolphins, Brian Flores y que acusaban al dueño de la franquicia, Stephen Ross, de ofrecerle cien mil dólares por perder partidos en el 2019 para asegurarse una mejor posición en el Draft.

Como resultado de las pesquisas, la NFL determinó una multa de 1.5 millones de dólares para Stephen Ross y su suspensión hasta el próximo 17 de octubre, con lo que Ross, dueño del equipo, no tendrá permitido estar presente en instalaciones de los Dolphins ni representarlos en ningún evento.

Stephen Ross fue acusado de entablar conversaciones con el mariscal de campo Tom Brady y el ex entrenador de los New Orleans Saints, Sean Payton, por medio de Bruce Beal, vicepresidente de la franquicia, cuando estos aún formaban parte de sus respectivas franquicias, situación que no es permitida por la NFL.

Como castigo, los Dolphins perderán su primera ronda de selección del Draft del 2023 y la tercera ronda del 2024. El ex entrenador de los Dolphins, Brian Flores, también demando a la NFL y a otros equipos por prácticas discriminatorias para la contratación de entrenadores, sobre esta denuncia la Liga no encontró pruebas suficientes para confirmar que se diera algún tipo de discriminación.

La NFL tampoco encontró pruebas contundentes para afirmar que los Dolphins perdieron juegos de manera voluntaria para mejorar su posición en el Draft.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA