El expresidente de la Corte Suprema de Justicia, Fernando Cruz, tiene algo claro: si se quiere tener una gestión más célere y transparente, se debe renunciar “a cuotas de poder”.

Un Poder Judicial sin presidente de Corte, ni fiscal general

Él dio esas palabras el lunes 1° de agosto, cuando rindió su informe de labores en la sesión de Corte Plena. Ese día, habló de sus logros, así como de las tareas que quedan pendientes tras su gestión, que comenzó en agosto del 2018 y terminó en julio pasado.

En su discurso, de más de una hora, abordó diferentes temáticas; sin embargo, le dio énfasis a la necesidad de que Corte Plena desconcentre funciones.

“Hay reformas en la estructura administrativa de la Corte Plena, que deben promoverse para reducir sus funciones administrativas y permitir que su actuación sea eficiente, célere y transparente. Esto supone renunciar a cuotas de poder, mediante la desconcentración y especialización de funciones. ¡Qué difícil renunciar a cuotas de poder! Complicado. Esta es una pretensión y una imposibilidad de muy vieja data”, apuntó Cruz, quien continúa como magistrado de Sala Constitucional.

Baja capacidad

Para justificar lo dicho, el exjerarca mencionó que entre diciembre del 2021 y marzo del 2022, se celebraron 15 sesiones de Corte Plena. En cada una de ellas, se agendó la revisión de 141 artículos; no obstante, solo se conoció el 26% del total.

Mientras que, de junio a julio del 2022, se agendaron 188 artículos, pero solo pudieron conocer 26.

“Se trata de una limitación estructural que amerita desconcentración y delegación de potestades. Si queremos conseguir un mejoramiento de la función administrativa del Poder Judicial, no podemos seguir con un modelo de concentración de poderes que data del siglo 19. Requerimos reflexión y propiciar con generosidad una reforma judicial de largo alcance”, aseguró el magistrado.

Eso sí, dijo estar consciente que generar estos cambios no es tarea sencilla. Según sus palabras, se debe luchar contra la “respuesta conservadora que pretende hacer lo mismo y conseguir mejores resultados”.

“Si queremos verdaderamente hacer un cambio en favor de la eficiencia y la democratización del Poder Judicial, debemos proponer nuevas estructuras de función político-administrativa de la Corte. Así, evitaremos el naufragio y el fracaso de una reforma que pretende mantener una ambiciosa modificación en un recipiente antiguo y obsoleto (el Poder Judicial)”, recalcó.

Así, Cruz dejó su cargo con una notable preocupación. No solo por la concentración de funciones de Corte Plena, sino también por el riesgo que, a su criterio, tiene actualmente la independencia judicial.

Luego de que él brindara su informe de labores, Corte Plena acordó abrir la convocatoria para elegir al nuevo presidente. El plazo va del 2 al 16 de agosto y los candidatos deben presentar sus atestados ante la Secretaría de la Corte.

Corte espera tener nuevo presidente a finales de agosto

El 29 de agosto, se realizará el debate público, en donde los postulantes expondrán sus ideas ante una eventual gestión. Ese mismo día, los magistrados votarán en secreto para seleccionar al jerarca, según lo dispone la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA