Este 31 de julio, fue el último día de Fernando Cruz como presidente de la Corte Suprema de Justicia. Él había sido elegido en agosto del 2018 por un periodo de cuatro años y, pese a que podía optar por la reelección, optó por no hacerlo.

Bajo ese contexto, este lunes 1°. de agosto, el Poder Judicial amaneció sin un presidente de la Corte y sin un fiscal general de la República nombrados en propiedad.

La pregunta, entonces, es: ¿qué pasará ahora?

Actualmente, la presidencia fue asumida, de forma interina, por Patricia Solano, quien es la vicepresidenta de la Corte; mientras que Warner Molina Ruiz ocupa temporalmente el máximo puesto de la Fiscalía, desde hace más de un año.

De esta manera, se garantiza la continuidad de los servicios de este Poder. No obstante, la preocupación ante esta situación no es menor, ya que son los dos puestos más importantes de la institución.

Fernando Cruz, presidente saliente y quien se mantiene como magistrado de Sala Constitucional, brindó un informe de labores en la sesión de Corte Plena. Dijo sentirse complacido por el trabajo realizado, pero advirtió que hay que proteger la independencia del Poder Judicial.

Proceso

Según la circular N°. 88-2017, Corte Plena abrirá un periodo de inscripción durante 15 días para recibir a candidatos.

Pasado ese tiempo, los magistrados pueden escoger de manera unánime o, bien, fijar la fecha para un debate público en los quince días siguientes para elegir al nuevo presidente. Allí, los postulantes expondrán sus ideas y propuestas ante una eventual gestión.

Una vez concluido el debate, se procederá inmediatamente a la votación, la cual será secreta por disposición de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA