La cantidad de adolescentes y menores de edad que comparten pornografía vienen en aumento, aseguró el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), sin entrar en detalle en la cantidad puntual de casos. 

Eso sí, los investigadores afirman que identificaron grupos en redes sociales y páginas en Internet donde los menores intercambian las imágenes con contenido sexual. 

Sonia Monge, encargada de la Sección Penal Juvenil del OIJ, explicó que muchos de los casos se dan incluso en menores de 12 años de edad. 

Las fotografías, en muchas ocasiones, son tomadas para compartirlas con alguien de su confianza porque “le gusta”, comentó Monge, y esta persona luego las reenvía a otros contactos y grupos, lo que ya se vuelve en el delito de Distribución de Pornografía Infantil. 

Los casos que son cometidos por menores de 12 años deben ser remitidos al Patronato Nacional de la Infancia (PANI), que deberá de abordar la situación junto al núcleo familiar. 

En tanto, los hechos cometidos por menores entre los 12 años y los menos 18 años son cobijados por la Ley Penal Juvenil desde el área represiva. 

“Tenemos centros educativos donde se están publicando imágenes de menores y pornografpia infantil. Los mismos estudiantes se están tomando imágenes que se las pasan a un par de su confianza y eso se pasa en grupos, y eso es un delito. Es distribución de pornografía infantil”, comentó Monge.

Otros delitos. 

Además del aumento en la pornografía, el OIJ registra un 50% más de denuncias contra menores desde el retorno a las clases presenciales a inicios del 2022, en comparación al periodo de pandemia. 

Entre los principales delitos están hurtos, amenazas graves, tentativas de homicidios y homicidios, venta y consumo de drogas, y acoso escolar. 

Este último, mediante su variación al mundo digital del ciberbullying se ha logrado identificar con mayor claridad ante el registro en los aparatos tecnológicos. 

Anais Bolaños Zeledón, psicóloga de sección de apoyo juvenil del OIJ, aseguró que los hechos de agresión cometidos en centros educativos son reflejo de la realidad que muchos menores viven en su entorno familiar.

“Las personas que agreden son muchas veces agredidos. Hay un mal manejo de valores, empatía y falta límites.Hace falta más supervisión de los padres de familia”, comentó la experta. 

El OIJ asegura realizan charlas en diversos centros educativos para tratar la prevención y el manejo de conflictos.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA