Comisiones que no sesionaron por falta de proyectos, sesiones de plenario que finalizaron la mayoría de veces antes de las 5:00 p.m., y críticas de los diputados ante la agenda propuesta por el poder ejecutivo; esa fue la tónica del primer periodo de sesiones extraordinarias del actual Gobierno.

Por primera vez en la historia, el presidente de la república inició su mandato con la potestad de decidir qué se discute y qué no en la Asamblea Legislativa. El resultado del trabajo en el plenario fue pobre ante la falta de proyectos de peso enviados por el Ejecutivo.

“Nos quedaron faltando proyectos más robustos en la convocatoria de proyectos por parte del Poder Ejecutivo, también nos faltó que existiera convocatoria en las comisiones legislativas. Si bien es cierto había proyectos que no estaban listos para plenario, pudimos haber adelantado el avance de diferentes proyectos que ya ahora para ordinarias los hiciera salir de comisión para avanzar en el plenario”, aseguró Daniela Rojas, jefa de fracción del Partido Unidad Social Cristiana.

Con ella coincidió Kattia Rivera, jefa de fracción del Partido Liberación Nacional, quien considera que en estos tres meses no se buscaron soluciones a los problemas más importantes que aquejan al país.

“La preocupación en la ejecución de las sesiones extraordinarias es la ausencia de tener proyectos que uno espera que tengan un peso en función de la crisis en la que nos encontramos y en cómo lograr una reactivación económica o una afectación positiva en el costo de la vida”, agregó Rivera.

Mientras en la bancada oficialista culpan al plenario del poco avance, en Nueva República son tolerantes con el Poder Ejecutivo y asegura que, por ser la primera vez que un presidente entra con el poder de manejar la agenda, hay que ser comprensivos.

“Para aprobar un proyecto en plenario tenemos dos opciones, o dispensa de trámites, o que sea un proyecto que ya siguió todo el proceso interno del Congreso. Bueno no es el caso, el Gobierno ha presentado proyectos de mucha profundidad que el resto de los compañeros, con toda razón también, han pedido posponer y posponer para poder estudiar; algunos de esos proyectos son de los partidos que han estado toda la vida en la Asamblea como Liberación y el PUSC pero los diputados son nuevos, entonces así nos hemos sido y nos hemos sido y no se ha podido efectivamente aprobar en el plenario más que una minoría”, externó Pilar Cisneros.

“Pero yo creo también que dentro de esa dificultad que yo también entiendo que por primera vez al Gobierno le tocan los primeros tres meses dirigir la agenda legislativa, dentro de lo que había se intentó avanzar en temas importantes, en negociaciones de jornadas extraordinarias, se intentó discutir temas relacionados con exoneraciones y expropiaciones”, añadió Fabricio Alvarado, Jefe de Fracción de Nueva República.

El lunes empezarán las sesiones ordinarias, en las que serán los diputados quienes definan la agenda. En las diferentes bancadas son optimistas y esperan un periodo más productivo.

“Definitivamente va a ser más productivo, porque cada una de las fracciones va a querer hacer avanzar sus proyectos de ley, creo también que tenemos la madurez suficiente para poder darnos cuenta cuando un proyecto no tiene ambiente y no priorizarlo en esa agenda para que no nos bloquee las cosas. Yo creo que sí definitivamente va a ser muchísimo más productivo, aquí hay proyectos para alimentar todas las comisiones”, argumentó Eli Feinzaig, Jefe de Fracción del Partido Liberal Progresista.

Para Jonathan Acuña, jefe de fracción del frente amplio, el hecho de que ningún partido tenga mayoría los obligará a alcanzar acuerdos. Según el legislador, se ha creado un buen ambiente para negociar e impulsar proyectos.

“Creo que se va a tratar de un proceso interesante, la Asamblea Legislativa estando conformada por seis fuerzas políticas, donde no hay ninguna fuerza política con los votos suficientes para decidir la agenda, eso va a provocar que nos pongamos de acuerdo, que vayamos construyendo y que los partidos vayamos incluyendo proyectos que son viables, que tienen altos niveles de consenso y eso va a provocar que podamos avanzar”, finalizó Acuña.

Los diputados manejarán la agenda de proyectos para los meses de agosto, setiembre y octubre. A partir del 1° de noviembre y hasta el 31 de enero, será de nuevo el Poder Ejecutivo quien priorice lo que considere como temas más relevantes.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA