La expresidenta Laura Chinchilla renunció al Partido Liberación Nacional. Así lo dio a conocer este miércoles por medio de una carta que publicó en sus redes sociales.

Chinchilla deja de forma indefinida la agrupación política que la llevó a la presidencia entre el 2010 y 2014 por diferencias con el partido, según indica en la carta compartida esta tarde.

“Observo con angustia señales preocupantes de intolerancia, prepotencia y acoso mediático en nuestro país, que no debemos ignorar. La magnitud de estos desafíos demanda de los gobernantes, ingentes esfuerzos para impulsar las reformas y tomar las decisiones que se requieren debidamente articuladas por una clara visión estratégica; además, demanda un gran sentido de urgencia y responsabilidad por parte de todas las agrupaciones políticas de nuestro país”, dice.

“Las soluciones a nuestros problemas sociales, económicos e institucionales son, primordialmente, de naturaleza política. Desafortunadamente, ningún partido escapa hoy a la creciente desconfianza ciudadana y a su debilitamiento como vehículos eficientes para agregar  demandas y gestionar acuerdos colectivos de gran alcance”, señala.

“En el caso del Partido Liberación Nacional, ese dilema entre entre la responsabilidad y la falta de confianza es especialmente mayúsculo y urgente de atender, dado su peso histórico y porque por más de ocho años ha sido la principal fuerza de oposición política en el país”, destaca.

La exmandataria dice que a luego de las derrotas que tuvo el partido sigue actuando como si nada hubiese ocurrido.

“Peor aún, en lugar de proceder a hacer una valoración honesta, rigurosa, crítica y participativa sobre su presente y futuro, el partido entró en un estado de letargo y negación sobre lo ocurrido, insistiendo en ver las pérdidas como victorias y sus debilidades como fortalezas”, indica la exmandataria.

“La postergación de discusiones y decisiones relevantes sobre sus estructuras, procedimientos éticos y orientaciones programáticas, y la entronización en sus estructuras de personas cuestionadas, sin las condiciones éticas y políticas requeridas y sin interés en impulsar su transformación, son elocuentes”, acota.

Chinchilla dice que dejará la agrupación de manera indefinida y sin que eso signifique que se afiliará a otra agrupación.

“Si bien sigo creyendo en la relevancia de Liberación Nacional para el bienestar de Costa Rica, por el rumbo que lleva y por la situación que muestran sus estructuras, no encuentro las condiciones para seguir librando mis luchas desde esa trinchera. Por esa razón, he tomado la decisión de desafiliarse del partido por tiempo Indefinido, sin que esto suponga que me incorporo a organización política alguna”, expresa.

La expresidenta califica la salida como triste a la vez que señala que deposita la esperanza de cambio en las generaciones más jóvenes del partido.

” Solo un partido que se presente como promesa cierta  de las aspiraciones de la gente joven puede soñar con volver a ganar el entusiasmo y la confianza ciudadana”, puntualiza.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA