El acoso laboral es una violencia psicológica, silenciosa y repetida. No es un hecho puntual y único. Puede ser ejecutado por la jefatura o compañeros que orquestan una mecánica de agresión. Es de las violencias del trabajo la peor y es muy difícil de enfrentar ante el temor a perder el empleo. 

En la Asamblea Legislativa se estudia un proyecto de ley que busca erradicar puntualmente el acoso laboral en el país, conocido también como mobbing.

En Costa Rica solo en el 2020 se reportaron más de 90 casos ante el Ministerio de Trabajo.

¿Sabe exactamente de qué se trata? Ingrid Naranjo, psicóloga experta en la materia fue directa al asegurar de que se trata de una agresión psicológica y constante.

“El mobbing dentro de las violencias de trabajo es la peor. Tiene el mismo asidero que el bullying en los centros educativos, solo que los especialistas lo han separado por no tratarse de violencia entre pares, y se vinculan más bien aspectos vinculados al entorno laboral”, comentó

Las personas que son víctimas no entienden muy bien en qué momento inició el asunto. Muchas veces ni siquiera corresponden a acciones puntuales o existió un punto de partida. 

Comentarios normalizados como: “es que hay que explicártelo 40 veces”, “parece que no entendés”, “aquí yo no tengo chiquitos de kinder”, “cómo es posible que ustedes no puedan arreglar las diferencias”… son acoso laboral, que escalan en gestos y acciones. 

“Fases donde se empieza a hablar de la persona como el compañero o subalterno con el que no se puede trabajar, al que han tenido que mover por toda la estructura para ver con “quien pega”, son situaciones que le enseñan a las personas víctimas que no hay manera de defenderse de algo de lo que son víctimas y de lo que no saben ni cómo se llama”, comentó Navarro, ante la ausencia de una legislación.

Esa confusión emocional va en detrimento de cómo se desenvuelve la persona laboralmente. Puede afectar el nivel de eficiencia y eficacia, e incluso, la víctima llega a auto cuestionarse si ¿será cierto que no es capaz de hacer su trabajo?. 

En los casos de acoso laboral se emplean las situaciones personales para degradar a la víctima. Precisamente, mantener a esa persona un escalón más abajo es una de las alertas de que efectivamente se trata de acoso.

“Usan mis situaciones personales para asegurar que no soy funcional en el trabajo y degradarme como trabajadora, como que tuve una pérdida de una pareja, mi situación económica o si tuve algún antecedente de ayuda psicológica o psiquiátrica, porque ahora soy la loca. Todo eso es usado para hacerme creer a mí y al resto del equipo que más bien me están haciendo un favor teniéndome aquí”, ejemplificó Naranjo.

Proyecto de ley contra el acoso laboral se analiza en la Asamblea Legislativa. Foto: Pixabay.com

Naranjo es clara en se trata de un proceso psicológico negativo y continuo, permanente. Que busca poner a quién es víctima por debajo de los demás y hacerle creer que no sirve para su trabajo, a cada rato aunque no sea cierto. 

Esa situación de agresión se vuelve “normal” en el espacio de trabajo, incluso en muchos casos es parte del “ambiente laboral”, y es cuando se ve gente golpeando la mesa, gritos, mal humor entre otros comportamientos, pero “no se puede decir nada” porque siempre ha sido así.  

“Son esas cosas que alguien nos comenta como parte del clima organizacional, que podrían suponer conductas de acoso normalizado, pero que las personas desde el día uno aprende que eso no se denuncia y que así será el ambiente de trabajo”, lamentó la experta.

Naranjo mencionó que un problema muy serio en el acoso laboral, hasta el momento, es que quién denuncia es premiado con el acoso laboral más directo porque se atrevió a evidenciar lo que estaba pasando. 

“Lo otro es que si usted trabaja por necesidad se normalizan frases como: aquí hay un montón de gente queriendo tener su puesto, si usted no lo cuida vendrá otro. Como hay necesidad de trabajar esas cosas se vuelven parte de la vida laboral, pero no es así, nosotros no firmamos un contrato de letras pequeñas donde se aceptaba la violencia sicológica todos los días y a cada rato”, concluyó Naranjo.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA