El proyecto de ley para actualizar las jornadas de trabajo excepcionales ha sido una de las banderas del gobierno de Rodrigo Chaves. No obstante, a pesar de la dedicación del Poder Ejecutivo a la propuesta, esta no vería la luz pronto.

La discusión del expediente 21182, que regula las jornadas de cuatro días laborados por 12 horas, y tres de descanso, inició este miércoles en la Comisión de Asuntos Hacendarios, y solo se pudieron votar tres de las 428 mociones que tiene el proyecto.

Tomando en cuenta esta cantidad de mociones, y que setiembre y octubre es dedicado a discutir el presupuesto ordinario para el 2023, este proyecto tardaría, como mínimo, un año en la Comisión de Hacendarios.

“Va a ser una discusión muy larga, muy extensa, hay 428 mociones presentadas; el día de hoy apenas pudimos votar las primeras tres, se inició la discusión de la cuarta pero no dio tiempo ni siquiera de votarla así que a este ritmo se nos van a llevar, no sé, por lo menos 40 semanas poder discutir esto. Me parece que no tiene ningún sentido”, externó Eli Feinzaig, Jefe de Fracción del Partido Liberal Progresista.

Para Paulina Ramírez, diputada del Partido Liberación Nacional y Presidente de la Comisión de Asuntos Hacendarios, es imperativo que el Poder Ejecutivo tome cartas en el asunto, ya que a este paso es difícil que el proyecto avance.

“A este ritmo pues llevaríamos 85 sesiones para conocer el total de las mociones. Esperamos que pueda el Gobierno llegar a algún acuerdo, buscar esos consensos para que esté realmente un proyecto que pueda ser viable y posteriormente llegar a ese acuerdo y poder votarlo”, aseguró Ramírez.

El principal opositor del proyecto es el Frente Amplio. La mayoría de mociones fueron presentadas por esta bancada, tanto por los actuales diputados como por José María Villalta, legislador en el anterior periodo.

Los frenteamplistas se han mantenido firmes en que no apoyarán la propuesta, ya que la consideran un retroceso en los derechos de los trabajadores.

“Nosotros no renunciamos a intentar convencer a los otros diputados y diputadas que escuchan y prestan atención, porque los argumentos de fondo son muchísimos y muy variados. Este es un proyecto que no es de reactivación económica, aunque diga voluntario no hay suficiente inspección laboral que garantice que ese paso a doce horas sea voluntario o no, que tiene una serie de defectos como por ejemplo el hecho de que no garantiza que el salario nuevo sea igual a que si se le hubiera pagado por ocho horas más cuatro extras”, explicó Sofía Guillén, diputada del Frente Amplio.

El proyecto de jornadas 4 x 3 también cuenta con la negativa de los sindicatos, mientras que el principal apoyo viene de las cámaras empresariales.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA