Los nuevos interesados en exportar energía en el Mercado Eléctrico Regional (MER) discrepan con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) al no estar claro si se le debe o no reconocer al Instituto inversiones realizadas para ingresar al sistema.

La exportación de electricidad no es un tema nuevo en Costa Rica. El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) lo realiza desde el 2013 a través del Mercado Eléctrico Regional (MER).

La diferencia entre los generadores y distribuidores de energía y el ICE surge ante la eventualidad de que los primeros inicien la exportación a través del MER.

La posibilidad de que nuevos participantes entren en el juego dependerá de la aprobación del proyecto 22.561 “Ley para la autorización de las empresas privadas de generación de electricidad para la venta de excedentes de energía al MER”, que se espera sea estudiado en la Asamblea Legislativa a partir de agosto.

Según el ICE esa inversión le generó una salida de recursos de $176,4 millones entre 2013 y 2021. Para ese último año, el monto llegó aproximadamente a $18 millones.

La Cámara de Empresas de Distribución de Energía y Telecomunicaciones (Cedet) así como Willian Villalobos, consultor en el mercado, coinciden en que las inversiones pasadas ya fueron canceladas e incluidas en las tarifas. No obstante, el Instituto insiste en que esos son detalles que hay que revisar ante el eventual ingreso de nuevos jugadores.

El objetivo de la conexión entre países es reducir las tarifas para el usuario final, al vender los excedentes generados por las empresas y que estas puedan comprar energía barata, cuando la producción nacional sea más costosa. 

Erick Rojas, vicepresidente de la Cámara de Empresas de Distribución de Energía y Telecomunicaciones (Cedet), explicó que al incluir más empresas las tarifas para el consumidor final bajan, ya que éstas perciben ingresos por los excedentes de energía que actualmente no aprovechan.

En detalle.

Los agentes nacionales que eventualmente intervengan en el Mercado Eléctrico Regional (MER) deberán asumir los costos de su participación, tal como lo realiza el Instituto en este momento, pero no así los costos de la red ya instalada, afirman los expertos.

Hasta la fecha, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) ha cubierto la totalidad de los costos de participación del país en el MER, tanto para exportar como para importar energía.

Sobre las inversiones realizadas, Erick Rojas, vicepresidente de la Cámara de Empresas de Distribución de Energía y Telecomunicaciones (Cedet), así como William Villalobos, experto de la firma CEO Core Regulatorio y asesor del proyecto, coinciden en que las inversiones de incorporación que ya realizó el Instituto se incluyeron dentro de las tarifas que cobró en entidad a los usuarios  durante años.

“Al ICE no hay que reconocerle nada. Porque las inversiones que el ICE ha hecho y los costos de ser agente en el Mercado Internacional son costos que siempre se les ha reconocido tarifariamente. Al ser costos reconocidos en tarifas son costos que pagamos todos los usuarios. Partiendo de un nuevo escenario donde Costa Rica tenga nuevos agentes ¿qué le va a tocar al ICE? va a tener que perfilar de mejor manera su separación contable”, aseguró Villalobos. 

No obstante, el Instituto insiste en que son “aspectos que deben revisarse de manera correcta y oportuna”.

“Los beneficios de participar en el MER son constatables y directos para todos los clientes del Sistema, lo que se refleja en mejores tarifas eléctricas. Sin embargo, para tener acceso a ellos, el Instituto ha asumido los costos durante casi una década, aspecto que debe revisarse de manera correcta y oportuna, e incorporarse si se permite la participación de más actores en el futuro”, manifestó Marco Acuña, presidente de Grupo ICE.

Para intercambiar la energía, el Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (Siepac) construyó una línea de transmisión eléctrica de 230.000 voltios que une a los seis países y alcanza una longitud estimada de 1.800 kilómetros.

Esta infraestructura pertenece a la Empresa Propietaria de la Red (EPR) y es administrada por el Ente Operador de la Red (EOR), donde el Instituto es accionista.

Villalobos subrayó la necesidad de que el Instituto tenga claro los costos en los que incurre al estar en el Mercado, y “tener muy bien identificado cuánto le cuesta su participación en el MER”, para evitar subsidios entre actividades.

Las empresas integradas al MER pueden vender o comprar electricidad al sistema. Foto: Pixabay.

Por su parte, Rojas aseguró que tanto las distribuidoras como las generadoras de energía están más que preparadas para asumir su rol dentro del MER; los detalles de cómo se realizará deberá de verse en el reglamento; y aseguró es de mucha relevancia para las empresas privadas generadoras de energía que en este momento no están vendiendo luego de que el ICE no renovara sus contratos.

Cedet está conformado actualmente por las empresas Coneléctrica, Coopeguanacaste, Coopesantos, Coopealfaroruiz, Coopelesca, ESPH, Jasec, Cubujuquí, Futucoop y Ucozon.

El Mercado opera activamente desde junio del 2013, cuando se logró la integración plena de sus seis participantes: Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala. 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA