Las supuestas debilidades del proyecto del tren eléctrico impulsado por el expresidente Carlos Alvarado, tuvieron el peso necesario para que el nuevo Gobierno sepultara de una vez por todas la propuesta de movilidad, que incluso ya contaba con financiamiento del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Como plan b, el Gobierno propuso un proyecto que empezará desde cero, por lo que no se tienen estimados de inversión. 

Mario Árce Guillén, presidente del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), comentó que están analizando propuestas que vayan de la mano con la realidad de crecimiento del país, principalmente en el Gran Área Metropolitana (GAM).

Para el jerarca del Incofer, utilizar lo que se conoce como el tren elevado permitiría ajustar el transporte al desarrollo futuro del GAM; sin embargo, el proyecto del tren rápido de Alvarado planteaba en su mayoría vías a nivel.

Utilizar los viaductos, afirma Guillén, reduciría problemas entre el transporte vehicular, cruces, frecuencia de los servicio, manejo de pendientes, impacto urbano y seguridad vial. 

Datos del Incofer indican que con el actual sistema de trenes en promedio se da un accidente al día, entre el tren y automotores. 

“El actual modelo analizó solo 20 de los más de 200 cruces del tren. Dejar que esto pase así es arriesgarse a desechar el proyecto en 10 años”, alertó Guillén. 

Nueva propuesta.

La nueva propuesta consiste en intervenir la línea entre San José y Paraíso de Cartago, llamada Ruta 1 RTP, haciendo referencia al Tren Rápido de Pasajeros. 

Según Guillén, estará basada en la propuesta de estudio de prefactibilidad diseñado en el 2016, que a criterio del jerarca sí contemplaba un servicio de tren rápido, ya que incluía viaductos. 

Para el planteamiento de la propuesta, Guillén aseguró consideraron elementos como la ubicación física de la población de bajos estratos económicos, ya que son ellos quienes usan en su mayoría el servicio público. 

Además, analizaron las principales rutas de ingreso y salida del GAM, así como las rutas alternas; y  de esta forma dar prioridad a aquellos sitios de difícil tránsito como es el caso de Cartago. 

Datos presentados por el jerarca de Incofer, respaldados en una investigación del Estado de la Nación 2019, indican que hay poblaciones que permanecen hasta dos horas en tráfico vehicular; situación que afirmó se complicaría con el inminente crecimiento del GAM.

El mismo análisis reveló que el 51% del consumo de energía en el país se centra en el transporte.

“Cada vez menos personas utilizan transporte público, cada vez más personas utilizan vehículos. Vamos en sentido contrario a lo que las ciudades en crecimiento demandan. Necesitamos replantear este modelo y somos conscientes y necesitamos planteamientos para modernizar el transporte masivo”, comentó Guillén.

Hasta la fecha el proyecto no cuenta con estimaciones de costos o fechas definitivas para su implementación.

Préstamo con cambios 

La medida también cambiaría los planes de la propuesta de financiamiento que había logrado el gobierno anterior con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) a través de fondos verdes.

En los acuerdos, se detallaba, que el país lograba acceder a $1,554 millones, de los cuales el BCIE aprobó el financiamiento por $550 millones y el Fondo Verde para el Clima, mediante esta aprobación, aportaba  $250 millones en calidad de préstamo al Gobierno de Costa Rica y $21.3 millones como donación. 

Los recursos del préstamo tenían una tasa de interés anual del 0%, un plazo de hasta 40 años y un periodo de gracia de hasta 10 años.

Chaves aseguró que ya comunicaron al BCIE los cambios en los planes del proyecto del tren, y que ahora usarían los recursos para ejecutar el nuevo proyecto. Además, aseguró que los $550 millones del BCIE sí pueden ser utilizados para la nueva versión del proyecto.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA