Tras el hackeo a los sistemas de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), unos de los principales afectados son las personas que reciben una incapacidad.

¿Por qué? La respuesta es sencilla. Debido a que se tuvo que inhabilitar el Expediente Digital Único en Salud (EDUS), el pago por las incapacidades no se han realizado y hay afectados que, incluso, no reciben dinero desde hace meses, teniendo que hacer maromas para poder sobrevivir.

Por ello, la Defensoría de los Habitantes reprochó fuertemente que no se haya buscado una solución para estas personas, a las cuales se les acumula el pago de sus viviendas, de los servicios públicos y demás.

En un boletín de prensa compartido este martes, esa entidad señaló que, durante el seguimiento que hacen de este tema, han podido detectar que, pese a que la CCSS habilitó el teléfono 2539-0766, nadie atiende. Tampoco responden correos.

Por ello, los afectados deben acudir a las diferentes sucursales, pero “no se les brinda información de la solución de sus casos”, criticó la Defensoría.

Ante cuestionamientos de esta institución, la Caja les informó de que el problema está relacionado con el desbloqueo de usuarios en el sistema de registro de pago. Esto impide que se puedan ingresar las incapacidades otorgadas manualmente, “lo que ha generado un importante acumulado de boletas para su registro”, dijo la CCSS a la Defensoría.

Pero, la situación no termina ahí, sino que la inhabilitación de EDUS hace que no se validen las incapacidades superiores a 30 días, por lo que se mantienen en estado ‘pendiente’.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA