Unos 12.000 estudiantes regresaron a las aulas este lunes tras el periodo de vacaciones de medio año, con la diferencia de que muchos de ellos, en lugar de tener clases regulares, disfrutaron de una “fiesta de la alegría” atrasada. 

La actividad estaba programada inicialmente para el viernes 1° de julio; sin embargo, tuvo que ser cancelada ante la emergencia por el paso de la tormenta Bonnie. 

La fiesta de la alegría es una tradición en el calendario escolar y se realiza para festejar el término de los periodos de cursos lectivos.

Niños de la escuela unidocente Alto de Araya recrearon coreografías en la clase de inglés. Foto: Cortesía del centro educativo.

El jueves 30 de junio, la Ministra de Educación, Anna Katherina Müller, prometió en conferencia de prensa a los miles de alumnos que la fiesta y los confites los iban a disfrutar cuando regresaran de las vacaciones. 

Ejemplo de ello fueron los estudiantes de la escuela Álvaro Esquivel, en Oreamuno de Cartago, donde desde temprano el personal se dedicó a decorar el inmueble con globos e, incluso, improvisó un cine en el salón de actos. Eso sí, cada alumno se encargó de portar un divertido y elegante sombrero acorde a la importancia del momento.

El baile coreográfico, las manualidades y comida fueron parte de lo que disfrutaron los estudiantes del centro educativo unidocente Alto de Araya, ubicado también en Cartago.

En la Escuela Otto Ubbe, ubicada en la Uruca, se festejará la salida y retorno a clases con un almuerzo para todos los menores.

Algunos centros educativos realizarán diversas actividades en el transcurso de la semana. 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA