Periodistas: Ana Martha Arce y Andrea González M

El Parque Nacional Volcán Poás ampliará a 2.000 la cantidad de visitantes por día que ingresen al coloso, actualmente se permite la mitad; además quienes vayan podrán disfrutar de La Laguna Botos, el segundo sitio de interés del Parque y otros senderos, lo anterior a partir del 15 de agosto. 

Estos son solo algunos de los cambios propuestos por el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) a la Comisión Nacional de Emergencias, Ministerio de Salud y vulcanólogos para reactivar el turismo en el coloso alajuelense.

La ministra de Salud, Joselyn Chacón, confirmó que tras la evaluación de este jueves 14 de julio se realizarán planes de contingencia para tener la apertura total del coloso el próximo día de la madre.

La propuesta busca ampliar a más de 20 minutos la estadía de los visitantes en la zona del cráter y abrir más senderos para permitir a los turistas disfrutar las distintas áreas.

Desde la pandemia el Parque mantiene el 50% de aforo y por el momento el único acceso es el camino al cráter. Además los visitantes únicamente pueden permanecer por un lapso de hora y media.

La solicitud del cambio en las condiciones para los visitantes fue planteada luego de que se registrara una baja en la actividad del volcán, que se activó de forma importante en el 2017.

“Hemos hecho una propuesta en virtud de que las condiciones del volcán Poás han bajado, y eso permitiría tener una mayor cantidad de personas visitando el Parque, así como la apertura de más servicios”, dijo Rafael Gutiérrez, director ejecutivo del Sinac. 

Guillermo Alvarado, vulcanólogo, comentó que el gigante ya tiene meses de calma, lo que permite pensar en una reapertura con condiciones totales.  Su última actividad se reportó hace dos meses sin mayor impacto. 

Este coloso es monitoreado constantemente por expertos de la Universidad de Costa Rica y la Universidad Nacional.

Antecedentes. 

El Parque Nacional Volcán Arenal estuvo cerrado entre el 2017 y 2018 tras un ciclo de erupciones de importancia, en las que incluso se vio la caída de fragmentos de rocas a una distancia de un kilómetro del cráter. 

Para ese entonces se construyeron refugios en puntos estratégicos con el fin de abrir paulatinamente el acceso a turistas, siguiendo ejemplos de modelos a nivel internacional como en Japón e Italia. Gracias a esto en septiembre del 2018 se logró la reapertura. 

Los refugios se construyeron principalmente en el área del mirador al cráter, que es el área de más alto riesgo. Además de otros en la zona de ingreso de visitantes. 

El Parque realizó mejoras en servicios sanitarios y parqueo.

El ingreso se sigue haciendo con reserva a través del sitio web del Sinac y está programado cada hora y media para evitar saturación en el volcán. 

La entrada para nacionales es de ¢1.000 y $15 para extranjeros. Tiene un horario de 8 a.m. a 4 p.m. y el parqueo tiene costo adicional.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA