La violencia social que vive el país ya trascendió los muros de las escuelas y colegios, lamentó María del Rocío Solís, viceministra de Educación Académica del Ministerio de Educación Pública (MEP).

Si bien la reclusión por la pandemia no fue el causante principal de la violencia en centros educativos, este sí pudo ser el detonador de una bomba que estalló con el retorno a clases presenciales y que no se ha detenido hasta la fecha, visibilizando casos de violencia que incluso requirió de atención médica de los involucrados.

En lo que va del año la Contraloría de Derechos Estudiantiles del MEP reporta 128 denuncias por bullying y 373 casos de violencia entre estudiantes. 

María del Rocío Solís, viceministra de Educación Académica del MEP, quién además es psicóloga, afirmó que como sociedad no sabemos manejar las situaciones de conflicto y esto se refleja en los centros educativos, donde confiesa tampoco estaban preparados.

“Nuestros niños , niñas y jóvenes están en proceso formativo y no saben hacer el manejo de sus emociones y nosotros como Ministerio nos dimos cuenta de que no estábamos preparados para asumir la situación emocional de nuestros estudiantes que durante la pandemia quedaron desprovistos de atención y cuando entramos no estábamos preparados para saber que esto se había incrementado y que íbamos a tener estos brotes”, comentó Solís en entrevista.

Ante esta realidad la viceministra afirmó que están trabajando en campañas de sensibilización y formación emocional de todas las figuras del proceso educativo, y que pretenden reforzar con el regreso a clases de los menores tras las vacaciones de medio año. 

Aprovechó para hacer un llamado a actuar de forma conjunta principalmente desde los hogares y la comunidad en general, ya que es de ahí donde los menores toman ejemplos de conducta que más tarde se replican en los centros educativos. 

“Si están acostumbrados a resolver los conflictos a gritos y con golpes ellos van a reproducir eso mismo dentro del sistema educativo. 

“Es que a veces dicen que es el centro educativo y no. Es que la violencia trascendió los muros de las escuelas y colegios, por eso tenemos que enfocarnos al trabajo de la convivencia pacífica pero necesitamos la ayuda de las familias”, afirmó Solís. 

Las declaraciones de Solís se dan a días de que el país registrara incidentes de violencia que incluso involucran la muerte de personas, aparentemente ejecutados por menores de edad que en su lugar deberían de ser parte del proceso formativo del país. 

Al cierre del periodo lectivo 2021 el Ministerio reportó que 2.990 adolescentes y 940 niños y niñas fueron excluidos del proceso educativo. 

“Es toda una problemática específica esto del abandono escolar y nos da a nosotros un punto en el que decimos que estamos fracasando como sistema educativo, si nosotros no podemos retener a nuestros estudiantes dentro del sistema educativo estamos fracasando”, reiteró Solís.

Para la encargada del área académica del MEP es indispensable contar con un sistema educativo atractivo, que ampare y dé todas las herramientas suficientes para retener a los jóvenes en los centros educativos y no en las calles.

“Estamos tirando a la calle a estos jóvenes y estos niños que van a ser presa fácil de los narcotraficantes y pandillas y de la situación social que estamos viviendo”, sentenció.

Puede ver en este link el programa “Conversamos” sobre el tema: Bullying y Violencia en centros educativos

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA