Por Daniel Suárez.

El jerarca del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), Luis Amador, mostró una vez más su rechazo ante el Proyecto de Tren Eléctrico para Pasajeros (TEP) planteado por al administración de Carlos Alvarado.

Ante las preguntas de los medios sobre: ¿qué se hará con respecto al tren eléctrico? Amador resaltó una vez más la inoperancia de este servicio, puesto que se movilizaría apenas a unos 20 km/h. Además de la falta de presupuesto y la poca sustentabilidad de los proyectos, como algunos de los limitantes para desarrollar alguna propuesta alternativa.

“El tren actual no es rápido, es lento, muy lento, 20 km/h. Yo quisiera que en este país hubieran (sic) cosas lindísimas, el problema es que no tengo plata”, agregó Amador.

Semanas atrás, el ministro nombró como otro de los inconvenientes principales los planos del tren eléctrico, señalando incluso que el diseño estaba al revés, colocando “el norte donde está el sur”.

El Tren Rápido de Pasajeros fue presentado como una de las iniciativas principales del presidente Carlos Alvarado. 

Su costo se sitúa por encima de los $1.500 millones, de los cuales el Estado aportaría $550 millones por medio de un préstamo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el resto sería desembolsado por la empresa a la cual se le adjudicaría el proyecto.

Como alternativa ante el eventual rechazo del proyecto por parte del Poder Ejecutivo, el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), planea presentar un nuevo diseño al MOPT y a presidencia en los próximos días.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA