Este año se ha percibido un importante aumento en el costo de la vida. Y es que de enero a mayo la inflación fue de 5,48%.

Los efectos de la pandemia, el conflicto entre Rusia y Ucrania, el incremento en el tipo de cambio, la crisis de los contenedores, el desabastecimiento mundial de algunas materias primas ha provocado un aumento en los costos de producción, lo que se traduce en mayores precios de los bienes y servicios de consumo final.

Según Roxana Morales, economista de la Universidad Nacional, el aumento de precios del 2020 al 2022 es de un 10,2% a nivel general. El transporte tuvo un incremento del 33,8% y alimentos y bebidas no alcohólicas un 15%.

Por ejemplo, si una familia en mayo del 2020 gastaba ¢200.000 por mes, en la compra de bienes y servicios, en mayo de este año debió desembolsar ¢220.345, es decir, ¢20.345 más.

Mientras que, si una familia gastaba ¢100.000 por mes, solo en la compra de alimentos, ahora debe desembolsar ¢15.000 más por la misma cantidad de productos.

En cuanto a la gasolina, una persona que pagaba ¢20.000 por una cantidad determinada de combustible en el 2020, hoy paga ¢36.600 por esa misma cantidad es decir ¢16.100 más.

Una encuesta realizada en el mes de marzo por la firma Kantar evidenció que un 51% de los centroamericanos se siente preocupado por el aumento de los precios, y evidenció que esto afecta el comportamiento de compra de los hogares, en donde gastan menos, impulsando la reducción del volumen de compra.

Según la economista Roxana Morales, a nivel internacional persisten problemas en las cadenas de suministros y los costos de producción continúan creciendo, lo cual se traducirá en precios más altos de los bienes y servicios en los próximos meses.

Algunas de las recomendaciones que la economista da para enfrentar este crecimiento en los precios es: Elaborar el presupuesto familiar con el detalle de los ingresos y gastos del mes. Esto permitirá establecer prioridades y eliminar gastos innecesarios.

Antes de realizar las compras, comparar precios y calidad. Además, elaborar una lista de los productos para evitar compras innecesarias.

No se deje llevar por ofertas, se debe analizar si en realidad se logrará un ahorro para el hogar o más bien un mayor gasto y compras innecesarias.

Postergar aquellos gastos o inversiones que no son indispensables y no atrasarse en el pago de las deudas ya que se generan intereses moratorios y el problema se hará más grande.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA