La Defensa Pública Laboral está congestionada y la única manera real de poder aliviar la presión es contratando más personal. Sin embargo, por ahora, es una posibilidad totalmente descartada puesto que la economía del país no lo aguantaría.

Partiendo de esas limitaciones, se han tomado una serie de medidas para intentar dar celeridad a los procesos. La principal ha sido esforzarse en conciliar, ya que esto no solo permite evitar juicios, sino que facilita cerrar casos en un mes o menos.

Como resultado de ese empeño se tiene que un 21% de los expedientes cerraron gracias a una conciliación, contrastado con un 14% que terminaron con una sentencia con lugar en primera instancia.

Es por ello que uno de los objetivos de la Defensa Pública Laboral es aumentar esa cantidad de conciliaciones por el impacto positivo que tiene sobre el sistema judicial.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA