La Contraloría General de la República declaró parcialmente con lugar un recurso de objeción presentado por el Colegio de Médicos y Cirujanos y otros posibles oferentes, a un cartel de licitación publicado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para la contratación administrativa en la prestación de servicios de salud de primer nivel para diez áreas.

La objeción se presentó debido a que el cartel de concurso definía un tiempo de atención de pacientes de cinco por hora o 12 minutos máximo por usuario. El Colegio de Médicos expuso en su apelación que limitar a esta cantidad de tiempo la atención podría ser perjudicial para los consumidores del servicio, ya que la presión por cumplir con lo establecido podría tornarse en un mal diagnóstico y por consiguiente una prescripción errónea del tratamiento.

El recurso presentado se basa en la razonabilidad técnica que debe prevalecer en cuanto el tiempo máximo de atención, que no debería ser limita, sin embargo, por tratarse de un servicio de atención público, debe existir un tiempo establecido, el cual el Colegio de Médicos, como ente autorizado por el Estado para la fiscalización del ejercicio de los profesionales de la salud, había determinado en 15 minutos por usuario.

La Contraloría General de la República consideró que no existe suficiente fundamento técnico y jurídico para mantener la cláusula cartelería en los términos actuales y le corresponde ahora a la CCSS ampliar el análisis establecido en los criterios con base en los cuales fundamento su posición.

En su argumentación, la Caja deberá agregar también porque considera que la definición del tiempo de atención de cada paciente se enmarca dentro de la autonomía que le corresponde, así como justificar técnicamente que lo establecido en el cartel no desmejora de la calidad del servicio brindado por los médicos.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA