Según el Índice de Desempeño Ambiental, una clasificación que mide el desempeño en el logro de objetivos ambientales, Costa Rica paso del puesto 3 en el 2010 al 68 en este 2022.

Este ranking elaborado por la Universidad de Yale y la Universidad de Columbia en asociación con el Foro Económico Mundial, utiliza 40 indicadores de desempeño en 11 categorías temáticas, para clasificar a 180 países en cuanto a su desempeño del cambio climático, la salud ambiental y la vitalidad del ecosistema.

Estos indicadores brindan una escala sobre que tan cerca se encuentran los países de conseguir aquellos objetivos establecidos en temas de políticas ambientales, sirviendo así como una guía para las naciones que aspiran avanzar a futuros sostenibles. La clasificación del informe refleja cuáles países se están enfrentando de una mejor manera a los retos ambientales que se le presentan.

En el año 2010 Costa Rica ocupó el puesto tres, se colocaba como el primer país de América, entre los diez primero solo se encontraban Cuba (9) y Colombia (10). En ese momento el país obtuvo una calificación de 86.4, cerca de naciones como Suiza (2) y Suecia (4).

Para este 2022, Costa Rica pasó a ocupar el lugar 68 en la clasificación de los 180 Estados, con un puntaje de 46.30, atrás de Venezuela (67) y por encima de Zimbabue (69). En términos de la región, nuestro país se posiciona como el número 15.

La Federación Costarricense para la Conservación del Ambiente, FECON, achaca la caída en la escala a las constantes desregulaciones, desfinancimientos y desmantelamiento de las instituciones y los escasos controles legales ambientales.

Entre 2018 y 2020, Costa Rica cayó 22 puestos y se ubicó en el lugar 52, debido malas calificaciones en el manejo de recurso hídrico, deficiente manejo de aguas residuales, falta de control en las pesquerías y agricultura. Cada año el Índice de Desempeño Ambiental puede agregar categorías de evaluación, en algunas de ellas nuestro país presenta fuertes deficiencias y esto contribuye con las bajas puntuaciones, en otros casos se debe al retroceso del país en los puntos a evaluar, tal es el caso de la pérdida de hábitat para especies en peligro de extinción, estado de las poblaciones de peces, mala calidad del aire, aparición de enfermedades que afectan a las personas por factores ambientales.

Particularmente para este año, el tema de los agroquímicos tomó relevancia en el índice para el caso de Costa Rica. Nuestro país está entre los 30 países en los cuales la biodiversidad está sujeta a alto riesgo de contaminación por mezclas de plaguicidas, además es la nación en posición número once en dónde existe especies en peligro de extinción amenazadas por agroquímicos. Las universidades norteamericanas de Yale y Columbia además señalan a Costa Rica como un lugar donde existe un alto riesgo de contaminación de agua por plaguicidas.

FECON enfatiza que en Costa Rica se siguen usando 133 agrotóxicos considerados altamente peligrosos por sus implicaciones en la salud y en el medio ambiente, algunos de ellos inclusive prohibidos en otros países. Un reciente informe del PNUD sobre uso de plaguicidas en el país revela que el 93 % de los agrovenenos utilizados en Costa Rica son Pesticidas Altamente Peligrosos.

Otras de las razones por las cuales la calificación es baja, según FECON, se debe a la parálisis de gran parte del sistema judicial ambiental y la gran impunidad y legalización de los delitos ambientales, además de la desprotección y el poco apoyo que enfrentan las personas activistas defensoras de los derechos ambientales e indígenas.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA