Los ciudadanos de las localidades León Cortés, Tarrazú, Dota y Frailes de Desamparados tienen 10 años con una oposición a la posible construcción de planta gasificadora y a la cuál SETENA brindó su viabilidad.

Esta es la razón por la que mañana miércoles, a partir de la 1:00 pm se manifestarán frente a SETENA con el fin de entregar un recurso revocatorio y a su vez, exigir respeto a las poblaciones de la zona y sus ecosistemas.

Vecinos mencionan que la planta necesitaría 175 toneladas de basura diaras y la zona produce únicamente 18.7; además mencionan que solicitaron en reiteradas ocasiones audiencias sin embargo, no se realizó.

Según comentan, SETENA amplió plazos y además al momento de la resolución habría asegurado que no hay opositores.

Añadido a lo anterior, MINAE habría negado el permiso de aguas ya que está dentro de los 200 metros de retiro y que se está omitiendo que a 1000 metros, se encuentra el Centro Educativo del INA. Esto, sin dejar de lado las posibles afectaciones que generaría a la actividad turística y agropecuaria.

Los opositores a la construcción de esta planta, añaden también que en el proyecto no se indica qué pasará con los residuos tóxicos que la misma emitirá.

Esta mañana, en la Comisión de Ambiente, el diputado del Frente Amplio, Ariel Robles presentó una moción para que pueda ser convocado a esta comisión representantes de SETENA y también líderes de los vecinos de la zona; la moción fue aprobada.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA