Era abril del 2019. Una muchacha, cuya identidad se reserva y quien era salonera en un bar de Alajuela, se percata de que está embarazada y se lo notifica a su jefe. Sin embargo, un mes después, él la despide.

Ante eso, la joven interpuso la denuncia por despido injustificado ante el Juzgado de Trabajo de Alajuela en setiembre del 2019. En menos de un año, fueron a juicio y ganaron.

Pero su exempleador apeló en noviembre del 2019 y ahí comenzó el martirio. Su caso pasó por Tribunal de Apelación, pero este se declaró incompetente, por lo cual el asunto llegó a Sala Segunda en julio del 2020. Pero, desde ese momento, no ha tenido respuesta.

Como nadie le dio trabajo por estar embarazada y como no obtuvo respuesta de las autoridades, la muchacha se devolvió hacia su natal Nicaragua a ver si logra sobrevivir con su hijo de ya tres años. 

La desesperación que vivió esta mujer es la que viven cientos de usuarios que, tras meses y años de espera, la resolución de Sala Segunda no llega.

En la tercera entrega del reportaje Justicia laboral, ni pronta ni cumplida, abordamos las herramientas que tienen los usuarios para poder intentar agilizar proceso, así como el impacto que esto tiene en el circulante.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA