El Tratado Antártico establece llegó para cesar tensiones políticas y a la vez, compartir recursos, infraestructura y datos a favor de investigaciones aunque fueran desarrollados por científicos con regímenes políticos opuestos.

Antártida con este tratado tiene fines pacíficos y mantendría la libertad de investigación científica y además no aceptaría nuevos reclamos de soberanía territorial ni tampoco, se ampliarían las ya realizadas; añadido a esto, quedó prohibido también la explosión nuclear.

La Antártida, desde entonces, ha sido el destino de múltiples expediciones científicas y Costa Rica ha sido parte de ellas; el sismólogo Marino Protti, entre noviembre y diciembre del 2016 estuvo presente recaudando datos recogidos por estaciones sismológicas instaladas por él mismo lo cual ha servido para comprender la dinámica tectónica de Costa Rica pues los glaciares chocan más que las placas tectónicas ya que estas lo hacen cada 50-60 años para generar grandes sismos y los glaciares lo hacen a diario.

Desde su creación, 41 naciones se han adherido al tratado y esto al país le abrirá las puertas principalmente a investigadores y estudiantes de participar en expediciones y contribuir en ciencias naturales y políticas.

Además tendrá un aporte político que es mantener el status quo de ese continente con el fin de preservar la paz y la conservación.

En Costa Rica esta adhesión fue aprobada el pasado martes 26 de abril en II debate.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA