Súper líder, con siete puntos más que el segundo lugar, con cuatro victorias en fila, con la ofensiva más goleadora de certamen y con la defensa menos batida. La Liga vive un momento dulce en el Clausura 2022, pero le falta dar un golpe de autoridad.

Desde su debut en octubre del 2021, Albert Rudé ha derrotado a ocho de los once equipos que ha enfrentado. Tiene una deuda porque no le ha podido ganar a dos de los rivales históricos al título: Saprissa y Herediano. Tampoco ha derrotado a Sporting FC.

El déficit ante los morados es mayor. Contra la S Rudé empató dos juegos y perdió otros dos, uno de esos muy doloroso, el 13 de febrero en el Estadio Nacional, en un partido en el que la Liga dominó de principio a fin y en el que Saprissa se limitó a aguantar en busca del empate, pero que dejó a los erizos sin puntos gracias a un tanto de Jaylon Hadden cuando se jugaban seis minutos de reposición.

Para Rudé y Alajuelense es un buen momento para revertir la historia y quitarse de encima el estigma de que no gana partidos importantes. El miércoles visitará a una de las peores versiones de Saprissa en la historia. Una victoria le daría credibilidad al técnico español, sería un envión de motivación para la plantilla y, de paso, podría dar un golpe histórico a los morados, quien podrían quedar en el último lugar de la tabla.

“Sabemos que es un partido que marca muchas otras cosas, a parte de los 3 puntos. Sabemos que tenemos que regalarle a la afición un gane, y nosotros vamos a hacer todo lo posible para ganar, ya el resultado vamos a ver cuál es, pero nosotros estamos enfocados, estamos con confianza, queremos sacar el resultado, y vamos a trabajar a muerte para poder lograrlo el próximo partido”, explicó Rudé tras vencer a Cartaginés.

Las diferencias entre ambos equipos son abismales. Mientras Alajuelense suma cuatro victorias en fila, Saprissa tiene cuatro derrotas seguidas. Incluso, la S no ha ganado ninguno de los últimos seis juegos, suma cinco perdidas y un empate.

Además, la Liga duplica en puntos a su archirrival, 32 contra 16, tiene 12 goles a favor más y 12 menos en contra.

“Para mí los clásicos no entra nada de la dinámica, si vengo perdiendo, si vengo ganando, si tengo más puntos, si tengo menos puntos, si vengo de líder, si vengo más atrás, para mí personalmente eso no tiene nada que ver, porque cuando pita el árbitro, un clásico es de 50-50, y nosotros tenemos que estar muy listos y muy conscientes de eso para no dar ninguna ventaja al rival”, agreg´ó Rudé.

De ganar el clásico, Alajuelense quedaría muy cerca de asegurar el liderato y un lugar en una posible gran final. tras visitar a los morados, el fin de semana recibirán al último lugar del certamen: Jicaral. Luego tendrán tres partidos ante equipos que pelean un boleto en la siguiente fase: Municipal Grecia que es tercero, Herediano que es quinto, y San Carlos, que se ubica en el cuarto puesto. Los manudos cerrarán la primera fase en casa de Santos.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA