Las pensiones de lujos son una problemática que viene asechando al país hace ya algún tiempo.

El presidente Carlos Alvarado fue el primer mandatario en renunciar a este privilegio y así, poder darle un respiro a la golpeada economía del país.

Las pensiones de lujo sostienen un peso enorme en cuanto al gasto público; para el economista Luis Loría, el problema de las pensiones de lujo es que en todos los casos, son personas que son personas que reciben montos muy por encima a lo que cotizaron y en algunos casos, no cotizaron del todo.

“Las pensiones de lujo es plata de todos los contribuyentes están pagando a un sector privilegiado de la sociedad que no lo necesita”.

Según el economista, es importante que este grupo de privilegiados, renuncie al exceso y que, se les estime una pensión con base a lo que ha cotizada a la CCSS pues hay casos de expresidentes de Costa Rica que reciben una pensión millonaria sin haber cotizado un centavo, diferente al caso que se da con las pensiones del régimen no contribuyente que es una ayuda que se da pero el monto es de 82 mil colones.

Carlos Alvarado ejemplo.

El presidente actual de la república, meses atrás anunció su renuncia a este privilegio y a partir del próximo 9 de mayo, será un civil más que buscará empleo. El pueblo costarricense, en reiterada ocasiones, le hizo la solicitud al presidente Alvarado de no convertirse en una carga para los costarricenses pues no tiene ningún impedimento para trabajar y no necesita este “regalo” de los costarricenses aseguró Loría.

Carlos Alvarado no es el único.

Carlos Alvarado se unió con esta solicitud a Rosemary Karpinsky, quién había sido presidenta de la Asamblea Legislativa y a Fernando Berrocal, ministro en el último gobierno de Oscar Arias.

Carlos Alvarado hubiera recibido su pensión a los 42 años, José María Figueres lo hizo a los 43 y Rafael Ángel Calderón lo hizo a los 45; todas estas, edades a las que las personas sin este tipo de privilegio, no las recibirían.

Según comentó Luis Loría, está el caso también de los ex presidente Abel Pacheco y Miguel Ángel Rodríguez que cuentan con doble pensión y son precisamente los presidentes y ex presidentes los primeros que deben dar el ejemplo.

En cualquier momento se puede renunciar.

Con o sin pensión de lujo, los ciudadanos costarricenses pueden renunciar a su pensión en cualquier momento; solamente enviando una carta que manifieste que quiere donar monto de exceso o su pensión a una cuenta del tesoro nacional.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA