Por Rita Valverde

Las denuncias por delitos sexuales que registra el Poder Judicial  han superado los 6000  casos anuales en los últimos años. 

La violación es el tercer delito más denunciado según las estadísticas que registra el Observatorio de Género del Poder Judicial, antecedido por el delito de abuso sexual contra personas menores de edad e incapaces y por el delito de relaciones sexuales con personas menores de edad. 

El 7 de enero anterior, dos turistas fueron violadas en Puerto Viejo de Limón. Aparentemente, las mujeres tomaron un carro tuk tuk y el conductor  las llevó hasta la playa donde las esperaba un grupo conformado por varios hombres quienes las violaron.

El caso abrió un debate sobre la actuación que tuvo la policía en ese momento, por el hecho de que el oficial de la Fuerza Pública que la atendió tomó la declaración de la víctima desnuda.  

Costa Rica Noticias realizó un análisis del protocolo existente en el país para abordar casos de violación, un documento que consta de 44 páginas y que se creó hace 10 años. 

El protocolo de atención a las víctimas de violación, conocido como el protocolo de las 72 horas, es un documento que contiene los lineamientos a seguir para las instituciones involucradas en la atención de personas afectadas por el delito de violación.  Involucra a un grupo de instituciones encabezado por el Poder Judicial y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). 

También al Ministerio de Seguridad, al Patronato Nacional de la Infancia (PANI), Instituto Nacional de la Mujer (Inamu), Cruz Roja Costarricense, 911, y la Defensoría de los Habitantes. 

¿Qué dice el protocolo de atención a víctimas de violación sexual paso por paso?

Fuerza Pública: 

  • Víctima activa la alerta a través del 911 u  oficinas de la Fuerza Pública 
  • Dar atención primaria a la víctima
  • Realizar  preguntas básicas 
  • Coordinar con los cuerpos judiciales 
  • Brindar la custodia policial  y ubicación del presunto (s) responsable 

Ministerio Público: 

  • Realizar una entrevista breve a la víctima
  • Tomar datos de la denuncia y darle curso
  • Trasladar y acompañar a la persona a  un centro hospitalario
  • En caso de ser persona extranjera ayudar a conseguir traductor en el idioma requerido 

CCSS: 

  • Dar atención en un espacio seguro 
  • Informar a la persona sobre la aplicación de antirretrovirales para evitar enfermedades de transmisión sexual 
  • Aplicar antirretrovirales  idealmente en la hora siguiente de lo ocurrido y en un periodo no mayor a las 72 horas 
  • Suministrar anticoncepción de emergencia si hay probabilidad de embarazo
  • Dar las referencias para el seguimiento y control a los servicios de Psicología, Psiquiatría, Trabajo Social, Medicina interna o Infectología, según la valoración del caso

Medicatura Forense: 

  • Documentar datos del exámen físico y  fluidos biológicos como pruebas de investigación 
  • Trasladarse al centro hospitalario en caso de que haya lesiones físicas que ponen en riesgo la vida de la víctima 
  • Determinar condición clínica, médico legal y tomar la denuncia correspondiente de la persona afectada 

El Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) también forma parte del proceso de atención a las víctimas, pero de una forma más auxiliar y de coordinación con el 911. 

“El Inamu tiene una función más de acompañamiento, no de primera línea. Pero tenemos un despacho con el 911 a través del cuál podemos dar una segunda respuesta, orientar a las personas funcionarias públicas, y para atender a la víctima psicológicamente. En el caso de las personas extranjeras, buscar autoridades consulares para que puedan hablar con estas personas, informándoles mejor, porque la información determina o no su voluntad de continuar con el proceso”, precisó Adina Castro, coordinadora del departamento de violencia de género del Inamu. 

En caso de que la persona sea menor de edad, le corresponde intervenir al Patronato Nacional de la Infancia (Pani):

  • Evaluar la situación de riesgo del menor de edad 
  • Dar acompañamiento a la víctima a Medicina Legal y/o centro hospitalario 
  • De ser necesario, interponer la denuncia ante el Ministerio Público
  • Garantizar seguridad y protección a la víctima.

Lo primero que tenemos que hacer es que a partir de la denuncia, el Pani tiene diferentes medios para la recepción, por una sospecha de denuncia sexual lo primero que tenemos que hacer es intervenir a la familia y ver el riesgo de la persona menor de edad. Escuchar a la persona menor de edad y esto se hace desde un abordaje psicológico y social”, detalló Tatiana Mejía, funcionaria del PANI.


Tatiana Mejía, del Centro de Orientación e información del PANI , indicó que además desde el PANI deben valorar una serie de medidas de seguridad. 

“Valorar si el niño o la niña tiene la protección de la familia y las capacidades para atenderlo, si es así dar medidas a la familia en el ámbito psicológico, el niño va a tener cambios emocionales que no son fácil de manejar, separar a la persona menor de edad cuando no existen las medidas de seguridad  si la persona que cometió el abuso sigue conviviendo con la víctima, cuando creen que el discurso del niño o la niña es falso, que no hay aceptación y que no hay protección, nos corresponde dictar una medida como de si un niño requiere de un albergue o si puede vivir en una familia”, añadió Mejía. 

¿Cómo se creó el protocolo de atención para víctimas de violación sexual?

El protocolo nació en el 2011 cuando ya hubo un documento definitivo aprobado, se hicieron esfuerzos de capacitación en el mismo. Cada institución es responsable de la capacitación de sus propios funcionarios y funcionarias; sin embargo, la secretaría de género ha tenido un rol importante para ofrecer capacitaciones a las distintas instituciones y saber cuáles son las necesidades y también con las personas facilitadoras en los distintos temas”, dijo Jeanette Arias, jefa de la Secretaría Técnica de Género y Acceso a la Justicia.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA