Publicidad Unifique sus deudas con el Banco Popular

  • 50 eran menores de edad en el momento en que sus mamás fueron asesinadas
  • Los hijos e hijas de las víctimas de la violencia de género son sobrevivientes, pero se enfrentan al dolor de estas pérdidas por el resto de sus vidas

Cuarta parte. Femicidios: Heridas para toda la vida.

Por Rita Valverde Villalobos.

Los femicidios dejaron al menos 97 niños huérfanos de madre entre el 2018 y 2021; 50 de ellos eran menores de edad al momento en que su mamás fueron asesinadas.

Así lo evidencia información recolectada por el Observatorio de Género del Poder Judicial y una base de datos sobre femicidios elaborada por Trece Costa Rica Noticias.

Los menores se exponen a una serie de secuelas irreversibles que tendrán que afrontar durante toda su vida.

Carol Guzmán, psicóloga del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), precisó que algunas de las consecuencias que pueden afectar a los hijos de las víctimas son: problemas para relacionarse con el mundo, en el estudio, dificultad para concentrarse que incluso podrían excluirse del sistema educativo o frustrar proyectos futuros. 

A nivel emocional, los menores pueden tener problemas de ansiedad, depresión, angustia, dolor, insomnio, desconfianza en las personas, de sí mismos, de baja autoestima o en la reproducción de las mismas conductas violentas en el futuro. 

Los niños que quedan huérfanos de madre por casos como femicidios pueden aplicar para que el PANI les otorgue el bono de hogar solidario que consta de ₡110 mil por niño y ₡137.500 si hay discapacidad.

De abuela a madre de su nieta

Rosmery Cordero pasó varias noches pensando en los “huesos congelados” de su hija. Rezaba para que las pruebas de ADN que hacía en ese momento Ciencias Forenses del Organismo de Investigación Judicial (OIJ)  sobre los restos óseos  que encontraron en las faldas del volcán Barva, no fueran los de su hija.

Deseaba que Karolay Serrano apareciera con vida y entera, para abrazarla y decirle ¡Cuánto la había extrañado desde el último día que la vio!…Cinco meses atrás. 

También pensaba ¿Qué le diría a Amanda?, su nieta de 3 años que esperaba una respuesta a la insistente pregunta de ¿Dónde y cuándo volvería su mamá? ¿Cómo soportaría el dolor? 

Aún quedaba un hilo delgado de esperanza al que ella se aferraba para que su hija apareciera. El 9 de marzo de 2020 toda su esperanza de encontrarla viva se apagó; el OIJ confirmó que los restos óseos hallados (cráneo, pelvis, costillas, restos de cabellos) eran de Karolay Serrano.

“Para mí ese día fue el peor día de mi vida y lo sigue siendo, yo me enteré por medio de las noticias de que habían encontrado los restos de mi hija. En ese momento yo estaba con mi hijo y mi nieta, busqué con quién dejarlos y me fui directo a donde me la habían matado, cuando llegué ya el OIJ había recogido los restos y la verdad que para mí fue lo peor del mundo”, reconoció Cordero. 

El crimen de Karolay Serrano fue planeado. Andrey Cubillo Hidalgo, quien tenía 21 años en el momento, contactó en agosto del 2019 a unos sicarios, menores de edad, para matarla. Andrey pretendía ocultar la relación sentimental que mantenía con Karolay, debido a que tenía un vínculo formal con otra mujer. 

Acabó con la vida de Karolay por temor de que su infidelidad saliera a la luz. La llevó hasta un mirador en Sacramento de San José de la Montaña, en Heredia, ahí la mataron con un arma de fuego y huyeron. 

Por este crimen, Andrey Cubillo Hidalgo y Jhonderth Soto Rodríguez descuentan 24 años de prisión por el delito de homicidio calificado. 

Tras la muerte de su hija, Rosmery Cordero asumió la custodia de su nieta, Amanda, aunque reconoce que ha sido un reto pasar de ser la abuela a tener un rol de madre. 

“Tratar de ser siempre ese papel, porque karolay era la mamá alcahueta y yo tengo que corregirla y con ese dolor de saber que tengo que llamarle la atención por algo. Lo hago con todo el amor del mundo, yo le digo a todos mis hijos, esto es lo único que Carolay nos dejó, era el tesoro de ella”, cuenta esta madre. 

El hombre culpable por la muerte de Karolay Serrano fue condenado a 24 años de prisión. Rosmery Cordero muestra un retrato de su hija. Foto: Rita Valverde.

La sala de la casa de Rosmery es pequeña. Hay una foto de Karolay sonriendo en la que posa con un vestido de rayas negro y blanco, encima del equipo de sonido. Amanda también tiene en su cuarto fotos con su mamá de cuando era bebé porque ahora ya tiene 5 años y 2 de vivir con su abuela. 

Suele jugar con sus muñecas y nombrarlas “Karolay”, dibujar a su mamá y preguntar a su abuela si algún día regresará. 

“Yo fui al juicio 15 días de día y de noche y llegar aquí a la casa y escuchar que mi nieta me diga: — ¿Y mi mamá, no la ibas a traer? 

— “No amor, yo no iba a traer a su mamá, pero sí voy a hacer justicia por ella”. 

Primera entrega: Ley limitó justicia para mujeres víctimas de violencia de género durante más de una década

Segunda entrega: Penas de cárcel por femicidio superaron los 35 años por la suma de otros delitos en los últimos años

Tercera entrega: “La agredí sin preguntarle nada, sin decirle nada”, relató hombre condenado a 30 años por el femicidio de su pareja

Publicidad La nueva serie de billetes ya está completa, conózcalos
www.youjizz.center
http://pornxvideos247.com
https://sexvids.porn/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor escribe tu nombre aquí