“Hola, hablo desde el área covid del Hospital de San Carlos. Son las 9:45 a.m., del viernes 21 de mayo del 2021”. Lo dice desde su celular, la miscelánea Mauren Quesada Agüero, a quien la covid-19 también le modificó su rutina y carga de trabajo.

VEA: Andrea Vargas, enfermera de UCI: ‘He visto fallecer la mitad de una familia en una unidad de cuidado crítico’

Mauren trabaja en el turno de 6 de la mañana a 2 de la tarde. Su labor se centra en limpiar y desinfectar las áreas covid tanto de pacientes como del personal de enfermería.

“Aquí las mañanas son muy ajetreadas. Todo el equipo, tanto los tres misceláneos como los de enfermería, trabajamos intensamente. A veces no hay ni tiempo para comer”, dice.

Mauren Quesada es parte del personal encargado de la limpieza y desinfección del área de pacientes con covid-19 y enfermería.

Además, del cansancio al salir para su casa, Mauren carga estrés y fuertes emociones, pues aunque no tiene contacto directo con los enfermos no es ajena a la lucha contra la muerte que están dando.

VEA: ‘Aquí no hay victorias’, relata tecnólogo en disección de cadáveres del hospital de Heredia

“Lo que más impacta aquí es ver a los pacientes pidiendo ayuda para respirar. Y ver al equipo de médicos y enfermeras haciendo todo lo posible para poder salvarlos. Muchas veces se logra, muchas veces no se logra y eso duele”, cuenta.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA