El trofeo de campeón alcanzado por Alajuelense en el Apertura 2020 no se entiende sin el portero Leonel Moreira y el capitán Bryan Ruiz. El primero fue determinante por su jerarquía y su gran nivel bajo los tres palos y el otro por su liderazgo.

Pero hoy son los principales culpables de la eliminación de Alajuelense a manos de Saprissa, en uno de los fracasos más grandes en los 102 años de historia manuda.

En los dos juegos ante los morados tuvieron fallos garrafales que dieron al traste con un torneo en el que los rojinegros dominaron la fase regular de principio a fin, como pocas veces se ha visto en nuestro campeonato.

De nada le sirvió a la Liga el invicto, la diferencia abismal en puntos con Saprissa, ser el equipo más goleador y menos goleado, los pesos pesados de Alajuelense fallaron cuando más se espera de ellos.

En la semifinal Bryan Ruiz erró dos penales que pudieron meter a los erizos en la pelea. El capitán manudo falló cuando su equipo más lo necesito.

Lo mismo que Moreira. Al portero se le fue de las manos un balón que parecía fácil de atrapar, cuando se jugaba apenas el minuto uno del partido de ida en el estadio Ricardo Saprissa. Ahí empezó la debacle manuda.

Este miércoles el fallo fue aún más grande. En una acción innecesaria el portero forcejeó con Mariano Torres; puede que la sanción del árbitro Henry Bejarano fuera un poco exagerada, pero lo que hizo el guardameta no tuvo sentido. Penal para Saprissa y roja para el guardameta. Alajuelense no solo se quedó con diez, sino que perdió a quien le ha dado seguridad en el marco, le dio la oportunidad a los morados de aumentar la ventaja e hizo regresar los fantasmas en las huestes rojinegras.

“Son circunstancias del fútbol que pueden pasar, siempre voy a respaldar a los jugadores, siempre van a tener el apoyo, pasan circunstancias y uno tiene que apoyar, vamos a seguir adelante, ya lo que pasó pasó, no podemos volver atrás, lo lamentamos mucho por nuestra gente, por nuestra afición, por lo que es nuestra institución, pero sinceramente lo que hay que hacer ahora es pensar hacia adelante”, aseguró el técnico Andrés Carevic tras la eliminación.

En el caso de Moreira, el de este miércoles podría haber sido el último partido con la camiseta rojinegra. Al guardameta se le acaba el periodo de préstamo con Alajuelense y ahora depende de lo que decida el dueño de su ficha, el Pachuca de México. El portero podría regresar al conjunto azteca o volver a ser cedido, ya se a la Liga o a cualquier otro club.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA