El pequeño helicóptero de la NASA realizó el fin de semana su tercer vuelo en el planeta rojo, avanzando más lejos y más rápido que en sus dos salidas anteriores.

Después de un primer vuelo estacionario y un segundo casi inmovilizado, la máquina viajó esta vez 50 metros, alcanzando una velocidad de 7 km/h.

Las filmaciones corresponden al rover Perseverance, que fue el encargado de llevarlo a Marte.

Este vuelo de desplazamiento lateral fue una prueba para el sistema de navegación autónomo del helicóptero, que realiza esta ruta en base a la información recibida previamente.

La bajísima densidad del aire marciano (equivalente al 1% del de la atmósfera terrestre) obligó a los equipos de la NASA a diseñar un helicóptero ultraligero cuyas aspas giran mucho más rápido que las de una máquina estándar para despegarlo del suelo.

Se espera que las siguientes operaciones sean cada vez más difíciles y lleven al ingenio al límite.

Pase lo que pase, dentro de un mes como máximo, el experimento se detendrá para permitir que el rover Perseverance se dedique a su tarea principal: buscar antiguos rastros de vida en Marte.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA