Las precarias condiciones de la planta física de la escuela Clemente Marín, ubicada en Pital de San Carlos, ha obligó a los 360 estudiantes a cambiar sus aulas por un salón comunal desde el 2019.

Esta condición le complica la vida a los estudiantes, a la hora recibir clases presenciales, en medio de la pandemia que los obliga a guardar distanciamiento y otros protocolos sanitarios.

El salón ubicado a 8 kilómetros de la escuela, está dividido con paneles provisionales y muebles.

En un solo espacio hay seis cubículos que funcionan de aulas para los estudiantes de primaria, la oficina administrativa, dos aulas de preescolar, y hasta la bodega.

“Nos preocupa la condición en que los niños están recibiendo clases. Además, queda muy lejos de la escuela, a 8 kilómetros, eso nos dificulta mucho”, comentó Cristian Vargas, padre de familia.

La escuela recibe a 360 alumnos de primaria y preescolar. Por las condiciones del lugar no han podido habilitar el servicio de comedor, aunque los estudiantes sí requieran del alimento en el centro educativo, ya que se tratan de menores en condiciones vulnerables. Una vez al mes reciben el paquete de alimento, pero esto no les garantiza una comida al día.

Una de las urgencias del nuevo centro educativo radica en la necesidad de habilitar un espacio seguro para los estudiantes, ya que esta comunidad es blanco de narcotráfico, prostitución, agresión intrafamiliar y pobreza extrema.

Si bien los menores se movieron al salón comunal en el 2019, desde el 2017 la Sala Constitucional declaró con lugar un recurso de amparo en el que le exigía al Ministerio de Educación Pública habilitar una opción para garantizar la educación de esta población e iniciar en un periodo de seis meses la construcción del nuevo inmueble. Sin embargo, al día de hoy, cinco años más tarde, la antigua escuela sigue prácticamente en ruinas.

“Hemos interpuesto varios recursos de amparo y no hemos sido escuchados ni atendidos por parte del MEP. En el 2019 Salud nos cerró la escuela y nos tuvimos que trasladar al salón comunal. No tenemos idea de cuál va a hacer el destino de la Escuela, ellos aducen que no hay dinero”, comentó Hugo Rodríguez, presidente de la junta de Educación.

Precisamente, la Junta dice no tener el dinero para aportar en el proceso constructivo, pero afirma apoyaron al Ministerio al conseguir la donación de los planos constructivos a través del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos.

Consultados al respecto la Dirección de Infraestructura Educativa justificó el retraso actual en el recorte de presupuesto que sufrió el Ministerio este 2021 y no dieron fechas concretas para el inicio del proyecto escolar, pero sí adelantaron quedaría a la espera de asignación de recursos para el 2022.

Además, afirma está gestionando los recursos de amparo y la orden de cierre por parte del Ministerio de Salud.

“El proyecto se encuentra en diseño en un 70% de avance, queda al finalizar esta etapa, la gestión ante Setena para poder dar la viabilidad ambiental. Se esperaría poder tener incorporado a la matriz de priorización presupuestaria para el próximo año. Esto según el presupuesto ordinario recibido por el programa de infraestructura educativa”, explicó Catalina Salas, responsable de la dirección de Infraestructura Educativa del MEP.

Publicidad Currículo Electoral - Conozca los candidatos a la Presidencia de Costa Rica
www.youjizz.center
http://pornxvideos247.com
https://sexvids.porn/