La Escuela San Julián, ubicada a 16 kilómetros de Puerto Viejo, en Sarapiquí, logró cumplir con los requisitos establecidos por el Ministerio de Salud para dar inicio al curso lectivo en modalidad bimodal.

Esto gracias a la donación de cinco estaciones de lavamanos que realizó la compañía Fyffes, dueña de Finca Frutas de Escocia – Finca Victoria, que se dedica al cultivo de banano en esta localidad.

“Una de las condiciones para volver a abrir sus 4 aulas era colocar pilas suficientes para que los niños pudieran lavarse las manos antes de ingresar, pero careciamos de los recursos para hacerlo pues se trata de una comunidad económicamente muy vulnerable”, señaló su directora, Lidieth Villafuerte.

De esta manera, la escuela recibió este equipo sanitario de acero inoxidable con su respectiva instalación y la reparación de la base de un tanque de agua que les había entregado la Comisión Nacional de Emergencias, con lo cual cuenta con agua suficiente para atender cualquier emergencia.

“Sin esa ayuda de las pilas hubiera sido muy difícil que hubiéramos abierto la institución. Como directora, estoy muy agradecida con Finca Frutas de Escocia – Finca Victoria, pues su contribución ha sido fundamental para la continuidad del ciclo lectivo en San Julián”, comentó Villafuerte.

Además, la escuela carecía de material didáctico para sus 196 alumnos, por lo que Fyffes les hizo una donación de útiles escolares que permitió cubrir al 100% de la población estudiantil.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA