La rentabilidad del auto eléctrico es mayor en el tiempo si se compara con uno de combustión y no emite gases contaminantes.

Estas son dos las principales bondades de los autos eléctricos, aunque por el momento no son los más buscados por los compradores costarricenses, debido a su mayor precio.

LEA: Carros eléctricos siguen fuera del alcance de la mayoría de la población, pese a beneficio fiscal

Si bien la inversión inicial para adquirir un carro eléctrico es mayor respecto a la de uno de combustible, en el mediano y largo plazo los costos son menores. Esto por cuanto la energía eléctrica es más barata que los combustibles y el mantenimiento requerido por un auto eléctrico es menor.

Batería y motor de un carro eléctrico

El vehículo eléctrico se compone principalmente de una batería que almacena la energía, la cual pasa al motor eléctrico que la transforma en energía mecánica con la que impulsa el carro.

LEA: Carros eléctricos siguen fuera del alcance de la mayoría de la población, pese a beneficio fiscal

Al no tener un motor de combustión, el carro eléctrico no genera ruido, no vibra y no emite humo.

Estos automotores se cargan por medio de un tipo de pistola (que ya lo traen tanto nuevos como usados) que se instala en un conector del hogar (toma corriente) o bien en los llamados cargadores rápidos que se han dispuesto en varios puntos del país por parte de empresas como el ICE o la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL). 

Conectores de un carro eléctrico

Dependiendo de la capacidad de la batería así será el costo de energía que consuma y el recorrido que podrá hacer el vehículo.

El vehículo eléctrico es más rentable en el tiempo porque tenemos una reducción de gases de combustible, tenemos una electricidad que es mucho más barata, es un vehículo más eficiente, una disminución en costos de mantenimiento, entonces al final del periodo es más rentable” explica Diana Rivera, directora Ejecutiva de la Asociación Costarricense de Movilidad Eléctrica (Asomove).

¿Combustible o electricidad?

Veamos los costos de uno y otro. Un carro eléctrico nuevo tipo sedán con una batería de 38,3 kWh de capacidad podría recorrer 300 kilómetros con una inversión de solo ¢2.585, considerando un costo por kilovatio de ¢67,51 por kWh.

Ver costo de tarifas por empresa: http://bit.ly/3bAkJ9T

Mientras para hacer ese mismo recorrido con un vehículo similar, pero a base de combustión, se requiere una inversión de ¢27.600. Esto considerando que se requieren 43 litros para llenar el tanque a un precio de ¢643 por litro (gasolina súper). Es importante destacar que el kilometraje puede variar dependiendo de la potencia del motor o la conducción.

Ahora bien, esa diferencia se amplía significativamente en uno o cinco años.

Si el costo por día de cargar un auto eléctrico es de ₡2.585, en un año representará un gasto promedio de ₡943.000 y en cinco años esa cifra representará ₡4,7 millones. Si se tuviese que cargar todos los días el carro.

En uno de combustión, si llenar el tanque cuesta ₡27.600 por día, en un año serán ₡10 millones. Mientras que en termino de cinco años esa cifra se eleva a ₡50,3 millones. Aun cuando se tenga que llenar el tanque solo la mitad de ese tiempo, la cifra seguirá siendo muy alta.

En los costos de mantenimiento de carros usados también hay grandes diferencias.

Por ejemplo, en un auto eléctrico usado por año se invertirán en promedio $300, es decir ₡183.000 por cambio de líquido de frenos, filtro de aire y algún imprevisto. Ese costo no contempla un daño por un accidente.

En un carro de combustión usado el mantenimiento preventivo por año rondaría los $2.000, es decir, ₡1,2 millones por cambios en los filtros de aceite, de combustible, de aire, cambios de aceite en el motor y la caja de cambios, así como la sustitución de la batería.

“El carro eléctrico tiene menos piezas móviles que un carro de combustión interna, estamos hablando de 2500 piezas móviles en un carro de combustión interna y únicamente de 20 o menos piezas móviles en un carro eléctrico, eso desde el punto de vista mecánico le facilita porque es una mecánica más sencilla, son menos piezas que te van a fallar, entonces el carro siempre se va a mantener en un mucho mejor estado si lo comparamos con uno de combustión interna”, señala Mariano Ávalos de la empresa importadora de vehículos Ev Imports.

LEA: Carros eléctricos siguen fuera del alcance de la mayoría de la población, pese a beneficio fiscal

Leila Navas y su familia compraron un taxi eléctrico hace dos años y desde entonces solo le ha cambiado las llantas, algo que con la crisis de la covid-19 se ha convertido en un alivio.

“La unidad me ha respondido muy bien durante este tiempo. Prácticamente solo cambio de llantas y con estos tiempos de crisis por lo menos he salido con los pagos, eso se debe a que la unidad es muy viable a no gastos. Y muy feliz también por el tema climático, saber que la unidad está aportando su granito de arena”, dice Leila.

Al ser una tecnología poco conocida o bien por la costumbre de ver y tener solo carros de combustión durante décadas, existen varios miedos o mitos respecto al carro eléctrico.

Uno de ellos y el principal, es la duración de su batería. En un auto nuevo, el periodo de vida útil o bien tiempo en el cual el dispositivo dará el 100% de su capacidad según el fabricante, es en promedio de 8 años o 160.000 km. Pero no quedará sin funcionar luego de ese periodo, solo disminuirá su capacidad.

¨No es que está mala cuando han pasado esos periodos de tiempo, es que ella habrá perdido un 30% de su capacidad, pero la batería está buena, es una batería que puede tener una vida útil de 25 años”, explica Federico Rodríguez, director del Instituto Tecnológico Automotriz en Cartago (ECAC) el primer taller de autos eléctricos, que en enero de este año inició junto al Tecnológico de Costa Rica (TEC), un programa para la formación de técnicos en diagnóstico y reparación en autos eléctricos.

Instituto Tecnológico Automotriz en Cartago (ECAC)

Otro de los temores es la potencia o fuerza del vehículo eléctrico. Tras una prueba en hecha con uno usado, año 2017, tipo sedán y de fabricante americano, en una pendiente, el carro alcanzó una velocidad de más de 50 km/h en 10 segundos (ver video).

Federico Rodríguez, director del Instituto Tecnológico Automotriz en Cartago (ECAC) en una prueba de un carro eléctrico

“El motor eléctrico es una máquina maravillosa, robusta, sencilla, pero sobre todo tiene mucha fuerza, tiene mucha potencia y un torque impresionante. En cuestas no tiene ningún problema, ya está más que demostrado, es un vehículo que responde, tiene una entrega de potencia desde cero, no necesita caja de cambios porque es tan fuerte que no necesita multiplicar la fuerza”, agrega Rodríguez.

LEA: Carros eléctricos siguen fuera del alcance de la mayoría de la población, pese a beneficio fiscal

Para los conocedores en el asunto, el vehículo eléctrico debe ser probado para romper los temores, por lo que tanto las agencias de los autos nuevos, así como los importadores de usados ponen a disposición las unidades con ese fin.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA