El 6 de marzo del año 2020 es una fecha inolvidable para cualquier costarricense. Ese día, en medio de confusión, miedos y más preguntas que respuestas, se anunció en una conferencia de prensa el primer caso en el país del extraño coronavirus que nació a Wuhan, China.

En aquel momento, mientras la población encendía las alarmas, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) se preparaba para lo que venía buscando abastecerse de camas en las salas de urgencia, más personal, equipo de protección e incluso bolsas para cadáveres y morgues.

DÍA 1 PANDEMIA EN CCSS

24 CAMAS UCI3 LABORATORIOS MOLECULARES
150 CAMAS MODERADOS684 VENTILADORES MECÁNICOS

Luego del miedo y las alertas, los números comenzaron a correr: contagios, hospitalizaciones y muertes eran las cifras crudas de la pandemia de reporte diario a la población.

Pese a que los muertos en el mundo se empezaron a ver desde diciembre en 2019, el primer fallecido por esta enfermedad en nuestro país llegó el 18 de marzo, apenas 12 días después del primer caso, y con ellos los números fueron creciendo, para llegar al cierre de este primer año de emergencia sanitaria con cerca de 3.000 fallecidos.

“En el momento en que un fenómeno es pequeño, cada individuo es importante, en el momento que un fenómeno es grande ya se empiezan a dar números menos manejables por la mente humana”, reflexionó el doctor Marco Boza, médico internista de la CCSS quién ha estado de cerca en la lucha contra la pandemia.

Boza señala que “cuando teníamos a una persona fallecida, todos queríamos saber quién era, donde vivía, a qué se dedicaba, qué edad tenía, el perfil social de esta persona, pero cuando tenemos quince personas muertas a diario, ya perdemos esa capacidad de análisis, perdemos esa capacidad de observación, y las personas se convierten en números”.

Conforme pasaron los meses fue aumentando el número de personas hospitalizadas. El país se vio obligado a habilitar más espacios en los centros médicos, el primero de ellos fue el CEACO, acondicionado exclusivamente para atender a enfermos de covid-19.

Posteriormente, cada hospital debió ir cediendo sus camas al Sars Cov-2, para finalizar con la nueva torre del Hospital Calderón Guardia, lugar que asumirá la pandemia, tras la reconversión de camas.

Durante este año de pandemia, los contagios en el país nunca superaron los 2000 casos diarios, esa cifra en parte obedece a las medidas de prevención que obligaron a los ticos a:

QUEDARSE EN CASA, A GUARDAR SUS VEHÍCULOS, Y A CUBRIRSE SUS ROSTROS

“La mascarilla se convirtió en nuestra nueva normalidad, y la gente empezó a usar mascarilla bien y empezó a usar mascarilla mal”, señaló el internista del Calderón Guardia, Marco Boza.

Ahora, 365 días después de aquel primer caso, el país ha cambiado tanto en cuanto al comportamiento de su población, cómo en su capacidad sanitaria para atender la pandemia. Así lo muestran las cifras de la CCSS:

DIA 365 PANDEMIA EN CCSS

359 CAMAS UCI5051 PERSONAL CONTRATADO
986 CAMAS MODERADAS¢125 MIL MILLONES ATENCIÓN COVID-19 (2020)
10 LABORATORIOS MOLECULARES3 INVESTIGACIONES INTERNAS
1.129 VENTILADORES MECÁNICOS21 FALLECIDOS

Al finalizar febrero (28-02-2021), casi un año después del primer positivo por coronavirus, el país cerró en cifras así:

El 28 de febrero el país contabilizó 205.086 confirmados, 181.851 recuperados, 2.812 fallecidos. Además, sumó 149.812 vacunas aplicadas contra la covid-19.

Por su parte, cuando hablamos de cifras no podemos dejar por fuera el golpe económico, según la encuesta de empleo del INEC del IV trimestre 2020, Costa Rica llegó a la cifra más alta de desempleo de los últimos años, llegando a 488.000, un 20% de la población económicamente activa.

Por su parte, según el Ministerio de Trabajo, al 26 de febrero se mantenían 52.930 personas con contratos suspendidos, 120.709 con jornadas reducidas, además, 724.330 recibieron el bono proteger.

Cara a cara con la covid-19

Pero más allá de cifras, durante estos 365 días de pandemia cada muerte, cada hospitalizado y cada médico cuenta una historia. Costa Rica Noticias conoció de cerca la de Alejandro, Laura y Mario.

Ellos cuentan las partes más duras de estos 12 meses, luego de haber perdido, sobrevivido y luchado contra la covid-19.

Laura Vásquez, emergencióloga del Calderón Guardia

“Aquí en ningún momento se nos preguntó, ¿quiere o no quiere?, fue algo en lo que todos nos vimos involucrados, todos desde el inicio dijimos: lo vamos a hacer. En ningún momento tuvimos un compañero que dijo: yo no entro o yo no los atiendo” (…) “estamos cansados, estamos agotados, desearíamos que esto terminara”.

Alejandro Larios, sobreviviente del Sars Cov-2

“Estoy aquí vivo. Los pacientes-compañeros que estuvieron en el servicio de UCI, verlos un día y hablar con ellos y a una hora o dos horas verlos salir en una bolsa es complicado (…) de las 18 personas que entramos a la UCI, solamente dos salimos con vida”.

Mario Hernández, el coronavirus le arrebató a su madre

“Se me fue alguien simple y sencillamente sin poderme despedir, ni viva ni muerta” (…) “es una muerte sin besos, sin despedidas, ella se merecía lo mejor y no pude dárselo”.

Médicos y científicos señalan que posiblemente pasarán otros 365 días para que el país logre superar por completo esta crisis de salud, nunca antes vista. Quizá se requiera más tiempo para que se descubra una cura definitiva a este pequeño virus que le dio la vuelta al mundo, afectando su economía, su estabilidad, pero sobre todo dejando evidencia la fragilidad humana.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA