El reloj de la urgencia parece no caminar igual para todos. Cada minuto de retraso en la tramitología y toma de decisiones para dar acceso al servicio de Internet y computadoras lo sufren los estudiantes de los ingresos más bajos del país, quienes han visto truncado su aprendizaje.

Michelle Castellón, alumna de octavo año de un colegio público en Hatillo 2 y sus hermanos, por ejemplo, aún no han asistido a una sola clase virtual desde que inició el modelo de educación a distancia. La razón: la condición socioeconómica de su familia no permite tener un dispositivo para cada menor y mucho menos estar conectados a Internet.

El estudio realizado por el Estado de la Nación sobre el análisis del acceso a una buena conectividad determinó que mientras los jóvenes y niños de quintiles más altos tenían un 80% de acceso a una buena conectividad, en los más pobres un 60% no lo logra a ninguna escala.

Ante esta realidad ¿en qué se ha trabajado?

La respuesta es compleja. No existe un plan país exclusivamente destinado a cerrar las brechas educativas tecnológicas que se exacerbaron con la pandemia de la covid-19.

Iniciativas del Ministerio de Ciencia y Tecnología (Miccit), la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) y proyectos de ley en la Asamblea Legislativa se enmarañan en trámites y terminologías que generan respuestas lentas y tardías.

LEA: Brecha educativa; tres historias muestran como el acceso a la tecnología profundiza las desigualdades

“Uno de los desafíos es que tenemos, cuanto antes, que generar equipamiento y conectividad para todos los hogares que no lo tienen, especialmente los más pobres y vulnerables”, sentenció Román.

Román añadió que en el 2020 se generaron iniciativas y proyectos de ley, pero la respuesta institucional es lenta y si la educación a distancia no se da en buenas condiciones lo mejor es volver a la presencialidad.

Acciones lentas

Iniciada la pandemia el Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) propuso al Micitt aprobar 60.000 nuevos paquetes de computadoras e Internet del programa de Hogares Conectados. 

Fonatel cuenta con cuatro programas que buscan la universalización de las telecomunicaciones y pese a que recibe anualmente recursos de 140 empresas del sector, ha sido señalado por la lenta ejecución de los mismos.

A pesar de la evidente urgencia ante la pandemia y centenas de estudiantes sin acceso a la educación, fue hasta septiembre que el Miccit aprobó 46.462 paquetes y proveer 100.684 enlaces de Internet a hogares.

El único inconveniente es que el plazo para hacerlo realidad se extiende hasta diciembre del 2021; prácticamente una vez terminado el curso lectivo que recién inicia.

Consultado al respecto, el Miccit afirma que actuaron de la forma más ágil cumpliendo con tiempos y estudios requeridos para garantizar que efectivamente las ayudas eran requeridas y cumplidas.

“Aunque políticamente sea muy ágil aceptar una propuesta, la responsabilidad nos lleva a hacer un estudio responsable. Es una cuestión de percepción y cumplimiento de responsabilidades. Cuando el Miccit hace la ampliación de la meta puede que se vea lejos comparado cuando se planteó, pero se da esa garantía de que se está haciendo responsablemente y aun así muy rápido dentro del ministerio”, comentó Teodoro Willink Castro, viceministro de Telecomunicaciones.

LEA: Brecha educativa: falta de Internet y dispositivos móviles marcará a estudiantes en su futuro laboral

Ahora en el proceso de ejecución, Fonatel achaca al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) la lentitud en la asignación de los beneficiarios, quien debe de realizar el estudio socioeconómico de las familias que se verían beneficiadas y enviarlas para que sean asignados los recursos. 

Otra de las propuestas es la entrega de 86.812 computadoras y tabletas a estudiantes de bajos recursos, igual a través de Fonatel con una inversión total de $45 millones. Esta solicitud la realizó el MEP iniciada la pandemia y será hasta el mes de agosto de este año que se podrán comprar los equipos. De nuevo, la lentitud responde a tiempos de procesos de compra.

Sutel para noviembre del 2020, a través del programa de Hogares Conectados de Fonatel, se habrían dado 148.426 accesos a Internet y computadoras a hogares de los quintiles de menores ingresos, cubriendo a 243.240 estudiantes. Soluciones que ya estaban aprobadas previo a la pandemia. 

Igualmente, el Miccit está apoyando el proyecto de ley que Programa Nacional de Alfabetización Nacional que propone espacios en donde se puede adquirir estas herramientas sino los mismos contenidos que son necesarios.

Esta propuesta de ley promovida por el Gobierno pretende completar el programa de conexión de escuelas que ya tiene avanzado el MEP, para beneficiar a 2.120 centros educativos y a unos 721.000 alumnos.

Adicionalmente, el MEP ha logrado equipar a jóvenes y niños a través de donaciones con organizaciones privadas y entre los esfuerzos directos más recientes destaca el paquete de conexión de Internet a bajo costo con el ICE, que pretende beneficiar a 200.000 estudiantes de estratos económicos bajos. 

Publicidad Currículo Electoral - Conozca los candidatos a la Presidencia de Costa Rica
www.youjizz.center
http://pornxvideos247.com
https://sexvids.porn/