Una vez más Álvaro Saborío apareció en el momento preciso para aguar la fiesta del equipo que hace algunos años fuera su casa, el Saprissa. El sancarleño convirtió por sexta ocasión a los morados en su registro y de paso puso a los tibaseños en una situación comprometida ya que aunque sigue segundo la diferencia con Jicaral que es tercero es de apenas un punto y su archirrival Alajuelense ya se le despegó lo suficiente como para sntirse herido en el ego, 7 puntos.

Saprissa ya no es perseguidor de Alajuelense, ahora es presa de cacería de quienes viene atrás puesto que del segundo lugar ocupado por ellos hasta el sexto que es Cartaginés apenas hay 5 unidades de diferencia, en cualquier descuido otro equipo puede hacerlo bajado del podio inexistente pero conciente que tienen los clubes en perspectiva para clasificar.

San Carlos aunque no ganó otra vez, al menos recobró confianza y monta a Saborío a la par dl histórico delantero morado por cierto, Evaristo Coronado con 148 dianas. Saprissa tendrá que resolver su próximo dilema existencial ante Grecia el domingo esperando ganar para no tener desde tan cerca la sombra de sus celadores en la tabla.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA