Con la primera victoria de Paulo César Wanchope en el banquillo de los Guerreros del Sur, el “benjamín” parece estar destinado a regresar la segunda división.

En casa del Sporting FC siguen intentando que el descenso cambie sus reglas o que se congele argumentando que no fueron participes de la asamblea en la que se definió el formato de la apertura 2020.

Sin embargo, no hay forma que la sombra del descenso abandone a este equipo, por ejemplo, si todo acabara después de esta primera vuelta y se modificara el formato del torneo, los josefinos estarían de igual forma sentenciados a disputar la liguilla para definir al nuevo inquilino del ascenso.

Los dirigidos por José Giacone, quien dejó abruptamente Jicaral para salvar a Sporting de regresar a la segunda división, son últimos en la tabla con solo 10 puntos y 7 goles en contra.

El técnico Giacone asegura que todavía tienen campeonato para levantarse de esa situación, aunque reconoce que hay frustración principalmente después de partidos como el de la fecha 11.

“Nos queda medio campeonato para demostrarlo que valemos… En realidad, es decepcionante ver la tabla y encontrarnos en el último lugar después de un partido como este”, dijo el estratega.

Descensos congelados. Esta no es la primera vez que se habla de congelar un descenso en el torneo nacional, la última que sucedió fue en 1989, tenía que bajar el equipo de Palmares, pero ese año se decidió pasar de 10 a 12 equipos, lo que permitió que los Palmareños permanecieran en la división de honor.

Además, ya otros equipos en la historia han perdido la categoría a pesar de no ser últimos en la acumulada, en los torneos de 1971 y 1999-2000  Rohrmoser y Goicoechea bajaron a la liga de ascenso después de jugar una liguilla ante Turrialba y Limón respectivamente; aunque los últimos eran los peor ubicados en la acumulada, lograron salir vencedores en la liguilla y quedarse en primera.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA