En la NBA de momento son pocos los estadios que permiten el ingreso de aficionados para los juegos de temporada. A pesar de que los 30 equipos han trabajado arduamente en buscar la forma de hacer retornar a sus fanáticos, de momento solo cinco franquicias han logrado acercar un número aunque sea mínimo de público a sus escenarios.

Toronto Raptors, que tiene a Tampa, Florida como casa temporal por al menos la primera mitad de la temporada, permitía menos de un 20% de capacidad en cada partido en el Amalie Arena, pero a partir del 9 de enero decidió jugar a puertas cerradas. 

Houston Rockets, Cleveland Cavaliers, New Orleans Pelicans, Orlando Magic y Utah Jazz son las únicas franquicias que también lo permiten, en mayor o menor cantidad. Por el momento, solamente a los partidos en los estadios de Rockets y Magic pueden asistir más de 2.000 personas.

De acuerdo con los números emitidos por parte de la NBA, se ha perdido un volumen de audiencia cercana al 45% lo que se traduciría en unos $500.000.000 quinientos millones de dólares en pérdidas, que podrían aumentar cuanto más se retrase el retorno de los aficionados.

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA