¿Se imagina estar en una videollamada de trabajo y que de repente aparezca una cabra en la reunión?

Reino Unido / AFP. La granja de Dot McCarthy en el norte de Reino Unido estaba pasando por un duro momento económico a causa de los cierres obligados por la pandemia de covid-19 en el país.

Sin embargo, una idea poco común se ha convertido en una continua fuente de ingreso que ha dado una nueva oportunidad al negocio familiar.

“Esto comenzó como una broma al poner cabras en videollamadas para hacer burlas a la gente en sus rutinas de trabajo, y realmente se ha vuelto un poco loco”.

La granja ofrece la aparición de las cabras por cinco minutos en las plataformas de videollamadas por un costo de 5 libras. Los clientes pueden elegir entre los siete simpáticos ejemplares en la página web.

“Digamos que estás haciendo una videollamada con el trabajo o lo que sea, o tal vez una llamada familiar muy larga y se está volviendo un poco aburrido, y no crees que la gente esté escuchando, ya sabes, si estás en un gran grupo reunión con el trabajo o algo así, puedes reservar una cabra para que se una a la reunión y ver si alguno de tus colegas se da cuenta “.

Publicidad Maleteros del Oro - Premio Pio Víquez 2020

Aunque antes de la pandemia esta granja familiar ya se había diversificado con negocios alternos como tours, exhibiciones con perros ovejeros, alojamiento y hasta cursos de yoga, el negocio de las llamadas luce prometedor al menos durante esta época.

Han tenido ingresos de unas 50,000 libras desde que comenzó el servicio, suficientes para pagar sueldos de sus dos empleados e incluso apoyar a la comunidad, contratando personal extra de las áreas rurales en medio de la emergencia de salud.

Publicidad Seguí nuestra señal en vivo acá