Pese a temores por contagio de covid los padres de niños de enseñanza especial prefieren ir a las aulas

Los centros educativos de enseñanza especial registraron la mayor caída en la matrícula en comparación con el resto de modalidades educativas, no obstante, quienes decidieron seguir adelante con su educación prefieren llevar a sus hijos a las aulas.

Según estadísticas preliminares del Ministerio de Educación Pública (MEP) la caída en la matrícula de enseñanza especial es de 1,6%, lo que representa a 232 menores que no fueron matriculados este año. Mientras que en el 2020 se reportaron 14.405 matriculados en escuelas especiales, para este 2021 la cifra bajó a 14.173.

Estos datos evidencian los temores de algunas familias ante el posible contagio, además de las dificultades que implica el cumplir con protocolos de salubridad en esta población.

En primaria la matrícula disminuyó en 0,5%, mientras en el resto de los niveles la matrícula más bien creció.

LEA: A tres días de iniciado el curso lectivo 2021 el MEP reporta dos casos positivos de covid-19

Publicidad Conexión Mundial

Pese a ello, la mayoría los que se mantienen en el sistema y ven con buenos ojos el regreso a la presencialidad.

Alejandra Serrano, madre de un niño con discapacidad, afirmó que aunque es complejo evitar que los niños toquen todo al salir de casa o no quieran usar la mascarilla, lo mejor para los menores es ir a clases presenciales.

“En la casa cuesta mucho, el acceso a Internet es difícil. Además no es lo mismo lo que yo pueda enseñarle, aunque sea la mamá, que el trabajo de un profesional”, comentó

Los cambios en la metodología tanto del año anterior como para este año son sustanciales.

LEA: Centros educativos privados adeudan más de ¢700 millones a la Caja, monto creció 120% en un año

Jennifer Ramírez, madre de otro menor con discapacidad, tiene una opinión muy similar y mencionó que aunque el temor por el contagio siempre exista, la atención personalizada y presencial es muy importante.

Ambos casos asisten al Centro Educativo Dr. Carlos Sáenz Herrera, ubicado en Cartago, donde atienen a una población de entre 0 a 4 años en condiciones de discapacidad y sordera.

Las escuelas de enseñanza especial trabajan con referencia del área de salud de adonde son remitidos los alumnos y evaluados para verificar que requieren de un apoyo específico.

Aunque el aprendizaje es distinto y sí se vuelve casi indispensable la conexión con el profesor durante gran parte del 2020 este tipo de centro educativo también pasó a las clases virtuales o a distancia.

LEA: Comedores escolares trabajarán en tres modalidades; menores no se quedarán sin alimento si asisten a clases presenciales

La matrícula en este tipo de centros educativos es fluctuante durante el año, debido a la naturaleza de su origen. Este en particular registró a febrero 228 menores, mientras que en diciembre del año anterior cerró con 250, que incluía ya referidos para este nuevo ciclo lectivo.

Este centro educativo tuvo que adaptar parte de la logística de ingreso, horarios y capacidad de atención para cumplir con el protocolo contra el contagio de covid-19.

“Estamos felices de volver. Hay muchos cambios, los grupos son más pequeños y las madres tienen que esperar afuera. Yo en materno dos tengo dos días de clases presenciales y tres a distancia”, explicó Melissa Hernández, maestra de educación especial.

Los centros educativos de educación especial también iniciaron lecciones el pasado 8 de febrero.

Publicidad Cine en Cortos - Especial Pandemia
www.youjizz.center
http://pornxvideos247.com
https://sexvids.porn/