Alajuelense pasó de vivir una crisis económica a gozar de buena salud financiera

Alajuelense alcanzó la ansiada 30 tras vencer a Herediano en la final. Foto: CORTESÍA ALAJUELENSE

En noviembre del 2016 Fernando Ocampo fue elegido para ocupar la presidencia de una Liga Deportiva Alajuelense que iba al fondo del abismo, acumulando una sequía de títulos pero, lo más alarmante, acumulando cuentas por pagar y sin dinero para hacerlo.

La directiva había presupuestado dineros que nunca entraron y tuvo que hacer frente a una serie de pagos que comprometían las finanzas manudas.

Poco más de cuatro años después y en medio de la pandemia de la COVID-19 que ha afectado el ingreso de recursos económicos de los equipos de fútbol, sobresale que Alajuelense es el club que se está dejando los fichajes más importantes del campeonato nacional, una señal de estabilidad económica.

Hoy ya no hay sequía de títulos ni tampoco problemas financieros, lo que le permite al campeón nacional llevar adelante un ambicioso proyecto deportivo.

En la institución aseguran que lejos de subir los gastos, más bien se ha dado un recorte paulatino en los gastos de operación y en los gastos financieros, lo que les permite gozar de unas finanzas sanas.

Según el tesorero de la junta directiva, Enrique Morúa, desde hace dos años iniciaron un proceso de reestructuración en aras de disminuir el gasto de la institución. Además, con la llegada de la pandemia, se dio un recorte de personal y una optimización en puestos administrativos y técnicos.

“Los gastos de operación de la Liga han bajado bastante, todos los semestres los hemos logrado bajar, y sumado a esto hemos hecho una buena gestión en lo que es el gasto financiero, también ha venido bajando constantemente y esperemos que bajen más por unas negociaciones que estamos haciendo”, explicó Morúa.

El tesorero manudo agregó que la planilla de jugadores ha sido parte de la disminución del gasto, ya que indicó que el monto por salarios ha bajado en cada uno de los últimos cuatro torneos.

Otros rubros importantes ha sido el trabajo que han hecho en marketing con empresas aliadas, la venta de jugadores y el mantener una base sólida de socios. A pesar de que los aficionados no pueden ir al estadio, la disminución en la cantidad de socios ha sido mínima.

“Los rubros de ingresos de la institución siguen iguales. El rubro afectado son taquillas claramente, pero el socio de la Liga nos ha seguido apoyando, entonces para nosotros es muy importante porque nuestros principales ingresos es socios, venta de mercadería, que tuvimos un boom definitivamente en noviembre y diciembre que culminaron con ventas disparadas gracias al título que obtuvimos, los derechos de transmisión son un componente importante para la institución y las alianzas comerciales”, agregó el directivo rojinegro.

Morúa explicó además que en el mes de diciembre tuvieron un incremento en ventas de camisetas y artículos promocionales, equivalente a un 50% más en comparación con el mismo mes del 2019.

En el caso de las ventas de jugadores, Alajuelense ha ingresado más de $600 mil en los últimos seis meses por la venta de Ariel Lassiter al Houston Dynamo de los Estados Unidos y por el préstamo de Jonathan Moya al Anyang FC. Ese dinero es considerado un ingreso extraordinario, el cual le ha servido a la Liga para contratar a los nuevos jugadores.

Publicidad Seguí nuestra señal en vivo acá

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor escribe tu nombre aquí