¿Qué dicen los estudios internacionales sobre el regreso a las aulas?

Paquetes de libros y alimentos para estudiantes del colegio Yímba Cájc. FOTO: Cortesía de Uriel Rojas.

¿Cuál es el nivel de contagio de un niño? ¿Es seguro enviarlos a clases? ¿Cuáles son los riesgos?

Estas son solo algunas de las preguntas que muchos padres de familia pueden estarse planteando ante el cercano inicio de las lecciones presenciales en Costa Rica. 

El Ministerio de Educación Pública de forma constante ha mencionado los estudios internacionales como un referente para hacer el llamado a clases presenciales ¿Pero qué dicen los estudios internacionales?

Costa Rica Noticias consultó a la unidad de prensa del MEP sobre las investigaciones en las que se respaldó el Ministerio para su decisión; pero no dieron respuesta al cierre de esta publicación. 

Entretanto, el más reciente estudio realizado por la Universidad Técnica de Múnich afirma que los niños tienen hasta seis veces más posibilidades de ser transmisores del virus de la covid-19 de lo que se pensaba anteriormente,  lo que podría poner en riesgo a los familiares y cuidadores.

LEA: 108 centros educativos no podrían abrir en febrero porque tienen orden sanitaria o les falta agua

La investigación que incluyó a más de 12 mil menores en Alemania, enfatiza en que el nivel de contagio en los niños pudo haber sido subestimado anteriormente, ya que a los niños no se les realiza la misma cantidad de pruebas por no presentar síntoma.

De hecho, otra investigación realizada en España sugiere que el 99% de los menores no registran síntomas de padecer la enfermedad, pero sí continúan siendo portadores del virus.

En esta misma línea, en Corea del Sur se encontró que solo el 9% de los menores fueron diagnosticados en el momento de la aparición de los síntomas, lo que no significa que no la hayan contagiado a otros.

Finalmente, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos encontró que los niños y los adultos tienen una probabilidad similar de transmitir el virus a sus contactos más cercanos, aunque estos no presenten síntomas como los adultos.

Conclusiones como las anteriores llevaron a medios Españoles como el ABC y El País  a afirmar que las escuelas fueron un motor en la segunda ola de contagios en Europa y otras partes del mundo, como en Australia donde el 66% de los contagios en los centros educativos provenía de una sola persona, lo que evidenció que el riesgo asociado a las escuelas aumenta con el nivel de transmisión comunitaria. 

La otra cara de la moneda

Con el ingreso a clases en Europa el pasado mes de septiembre salieron a flote varios estudios que contradicen a los anteriores, y descartan que los niños sean grandes transmisores de la covid-19, ni entre ellos ni a los adultos con los que ellos conviven. 

El de mayor peso fue el realizado en Barcelona, en los campos de verano a 1.900 niños, y el monitoreo a 22 escuelas, el cual reveló que la tasa de reproducción del virus entre los alumnos fue de 0,3; seis veces menor a la tasa registrada entre la población general de ese mismo territorio en aquel momento.

LEA: Juntas de Educación dicen no tener recursos para cumplir con medidas sanitarias ante el inicio de clases

Esto significa que los niños tienen menos posibilidades de contagiar a otros, eso sí, en condiciones controladas y con altas medidas de salubridad.

Este estudio «Kids Corona» concluyó que el lavado de manos es una estrategia con efecto en la prevención de la enfermedad al encontrar que en las instalaciones que impusieron un lavado de manos cinco veces al día la tasa de infección disminuyó drásticamente.

Otra de las conclusiones del análisis realizado en Barcelona es la efectividad de distribuir a los escolares en grupos burbuja. Precisamente, esta estrategia ya ha sido anunciada por  el Ministerio de Educación Pública en el ingreso escalonado y los recesos segmentados. 

Esta medida de crear pequeñas burbujas ayudó a la trazabilidad de los contactos y a la realización de cuarentenas preventivas en caso de contagio, cita el estudio publicado por el sitio ABC.

LEA: Ingreso gradual a clases presenciales podría durar tres semanas

Estos estudios coinciden con la Universidad de Munich en Alemania en que la mayoría de los menores se muestra asintomático, lo que podría poner en riesgo a las familias ya que los adultos en las casas sí podrían presentar complicaciones por la covid-19.

El uso del alcohol en gel, mascarilla, lavado de manos, distanciamiento siguen siendo claves para el control de la enfermedad dentro como fuera de los centros educativos.

Publicidad Seguí nuestra señal en vivo acá